Ecología

Una araña gigante en Río Gallegos

No es de verdad, se trata de una escultura con botellas de plástico que pretende llevar adelante el profesor y ambientalista Franco Reyes. Recolectó cientos de botellas para este proyecto que busca impulsar el reciclado en la comunidad y generar el “ver para hacer”. 

COMPARTÍ ESTA NOTA

Franco Reyes tiene 36 años y desde los 18 que trabaja con material reciclado. Es de Córdoba pero vino a Río Gallegos en 2010, por un tiempo se fue a España -4 años- para luego venir hace 6 años nuevamente al Sur, a la capital santacruceña. Aquí trabajó en varios lugares y hoy desempeña labores en el Penal Juvenil.  

Trabajé brindando talleres para elaborar una huerta junto a chicos con TEA y con discapacidad”, explicó en diálogo con TiempoSur

Hoy su anhelo es seguir siendo parte del cuidado del medio ambiente y por eso emprendió un proyecto para realizar una escultura con el reciclado de botellas de plástico. Contó con la colaboración de muchos amigos y conocidos, incluso algunas ONG como Quiero un Río Gallegos Limpio, RESET, Ecotemtem y grupo AMA.

Su propuesta es generar una escultura gigante, una araña de un gran tamaño, realizada solamente con una estructura de hierros y botellas de plástico. “La idea es hacerlo porque hace tiempo que tenía el proyecto, hace tres años, junto a los chicos que iban al CABI del Colegio 10 en los talleres de reciclado artístico”, explicó al referirse al árbol de botellas que pensaban elaborar. Pero “cuando se cerraron los CABI no lo logramos hacer”, lamentó.

Eso no lo dejó tranquilo. En algún momento, vio que los ecoladrillos se estaban usando para hacer construcciones y quiso buscarle otra utilidad, algo diferente. Empezó con hacer algunas cosas como mobiliarios y percheros, pero la idea es potenciarlo. “Buscar algo más mega como la escultura de la araña”, señala. Aquello que pueda impactar y dar cuenta de lo que puede generar el trabajo de reciclar botellas. 

Se está hablando de las piezas, que se puedan desmontar y ubicar en algún lugar, todavía estoy hablándolo”, advirtió Franco, en relación al lugar donde será ubicada la escultura.

BOTELLAS

Gracias a la campaña y la viralización de la propuesta a través de las redes sociales, Franco hoy cuenta con 40 botellas de 5 litros, 100 botellas de 2 litros y más de 200 de botellas chicas; las que fue juntando en el patio de su casa.

Recolectando en casa y separando lo que voy a usar”, expresó y dijo que, además, hace paneles con las botellas de plástico para hacer “una huerta en mi casa y en la chacra de mis suegros también”. 

En este proceso, va grabando videos para mostrar a la gente y que lo puedan hacer en su casa. 

Para mí es educación ambiental más allá de lo artístico, que lo que queda registrado en los chicos es lo que va a funcionar más adelante”, sostiene Franco, quien siempre se enfoca a los chicos: “A partir de la educación, para que lo vean y se animen a hacer los eco-ladrillos”.

Su objetivo es el mismo: “Que la gente pueda verlo y hacerlo en sus casas”.

Franco ha viajado dando talleres sobre consumo consciente y reciclado en muchas de las localidades de Santa Cruz. “Estoy en todas las movidas de medioambiente, aunque ahora estamos haciendo desde casa, pero siempre conectados”, concluyó. 

COMENTÁ