Ciencia

Un fósil de esponja podría ser el animal más antiguo conocido hasta ahora por la ciencia

Los restos fueron descubiertos en el noroeste de Canadá y tendría 300 millones de años más de antigüedad que los hasta aquí conocidos. El hallazgo publicado recientemente en la revista Nature generó un debate científico. 

COMPARTÍ ESTA NOTA

La mayoría de los principales grupos de animales, incluidos artrópodos, moluscos y gusanos, aparecieron por primera vez en el registro fósil durante la explosión del Cámbrico, hace 541 millones de años. Pero, según un artículo publicado en Nature, los fósiles de esponjas del noroeste de Canadá podrían ser 350 millones de años más antiguos, lo que retrasaría significativamente la fecha de los primeros animales conocidos en la Tierra.

El trascendente descubrimiento está provocando un debate entre los paleontólogos, que durante mucho tiempo han cuestionado cuándo se produjo la primera evolución de la vida animal compleja.

“Si estoy en lo cierto, los animales surgieron mucho antes que la primera aparición de los fósiles de animales tradicionales -declara la autora del estudio Elizabeth Turner, geóloga sedimentaria de la Universidad Laurentian en Sudbury, Canadá-. Eso significaría que hay una larga historia de animales que simplemente no se conservaron muy bien”.

El descubrimiento

Algunos científicos, sin embargo, no están convencidos de que los patrones microscópicos en los fósiles de Turner de 890 millones de años indiquen una esponja antigua, dada la evidencia proporcionada y disponible en el estudio.

Es una afirmación tan grande que realmente hay que eliminar todas las demás posibilidades -advierte Rachel Wood, geocientífica de la Universidad de Edimburgo, Reino Unido, que investiga los arrecifes fósiles-. Los microbios, por ejemplo, producen formas extrañas y maravillosas. A veces, los cristales también crecen de una manera que parecen patrones formados por organismos vivos. Lo que significa que las muestras de rocas que encontró Turner podrían no ser fósiles en absoluto”.

Turner responde que ninguno de los organismos constructores de arrecifes conocidos que existían hace 890 millones de años, como las cianobacterias o las algas, puede explicar las complejas estructuras de sus muestras.

La especialista recolectó los supuestos fósiles de antiguos arrecifes microbianos preservados en las rocas de los remotos Territorios del Noroeste de Canadá, durante sus estudios de posgrado en la década de 1990.

Cuando Turner examinó rodajas de roca con un microscopio, vio redes ramificadas de tubos cristalinos. Más tarde se dio cuenta de que estas estructuras se asemejaban al andamio interno de las esponjas córneas modernas y se alineaban con los patrones esperados de descomposición y fosilización de la esponja, una proteína de colágeno que forma su andamiaje. ”Estas rocas son hermosas, pero no esperas encontrar algo tan complicado o extraño en ellas”, dijo.

El origen animal

No fue hasta los últimos años, cuando Turner observó estudios que describían estructuras similares en rocas mucho más jóvenes, de una época en que se sabía que existían las esponjas, que se sintió segura de publicar sus resultados. Pero esos estudios también se disputan sobre la base de que podrían no ser fósiles de esponjas reales.

Los autores de uno de estos artículos tomaron fotografías de muchas rodajas delgadas de su muestra de roca y las utilizaron para generar un modelo 3D de la supuesta esponja. Wood dice que una prueba similar habría fortalecido la afirmación de Turner.

“Si las estructuras de Turner resultan ser fósiles de esponja -aporta David Gold, geobiólogo de la Universidad de California en Davis-, sería muy emocionante y nos ayudaría a concretar la historia inicial de la evolución animal”, un tema que ha sido debatido durante décadas.

Pero aunque “es fácil encontrar cosas que parecen esponjas en el registro fósil -continúa-, es más difícil respaldarlas con otra evidencia. Él y otros investigadores, por ejemplo, han apoyado detecciones de fósiles señalando muestras de rocas que contienen rastros de moléculas biológicas que están vinculadas a esponjas. “Desafortunadamente, dada la gran edad y el tipo de muestras de rocas de Turner, este tipo de preservación no es realmente posible”, completa.

“No es inconcebible que las esponjas pudieran haber sido anteriores a la explosión del Cámbrico”, explicó Phoebe Cohen, geobióloga del Williams College en Williamstown, Massachusetts. Los científicos estiman cuánto tiempo hace que los antepasados de grupos de animales vivos divergieron utilizando relojes moleculares, que miden la tasa de mutación en el ADN y las proteínas a lo largo del tiempo.

La mayoría de estas estimaciones sugieren que el último ancestro común de todos los animales vivos hoy evolucionó antes de la explosión del Cámbrico, “pero no en 350 millones de años -según Cohen-. Sin embargo, podría estar convencida de que las muestras de Turner son fósiles de esponjas si viera más evidencia, incluidos estudios sobre cómo se fosilizan las esponjas calientes.

Estimaciones del reloj molecular

La comunidad paleontológica está dividida en cuanto a si la escasez de fósiles de animales antes del período Cámbrico se debe a que las criaturas que vivieron entonces rara vez sobrevivieron como fósiles hasta el día de hoy, o porque las estimaciones del reloj molecular de los orígenes de los animales son incorrectas. Gold está convencido de que hubo esponjas antes del Cámbrico, pero para él, exactamente qué tan atrás es una gran pregunta sin resolver.

Si los antepasados de las esponjas modernas realmente vivieron hace 890 millones de años, significa que los primeros animales sobrevivieron a condiciones muy difíciles para la vida, como niveles extremadamente bajos de oxígeno y períodos de nieve durante los cuales la superficie del planeta se congeló casi por completo”, analizó Gold.

Turner argumenta que las esponjas podrían haber sobrevivido al ambiente con poco oxígeno ganándose la vida en cavidades y grietas en el arrecife microbiano junto a las cianobacterias fotosintéticas, que liberan oxígeno. Es posible que las esponjas también se hayan alimentado con un exudado orgánico producido por las bacterias. “Probablemente hubo un suministro delicioso y muy abundante de ‘mocos’ para que estos organismos que se alimentan por filtración se hayan alimentado”, argumentó.

A los científicos les apasiona su visión de cuándo comenzó la vida animal en la Tierra. “El documento podría revitalizar el debate que ha estado en ebullición silenciosamente durante décadas -concluye Gold-. Pero sospecho que no va a cambiar mucho la mentalidad de aquellos que han tomado una decisión sobre la edad de los animales”.

Fuente Minuto Uno. 

COMENTÁ