Río Gallegos

TEA y Municipio: Hacia una verdadera inclusión

Fueron varios los logros que fueron conseguidos en pos de los pequeños del Espectro Autista. Desde el Concejo Deliberante aprobaron proyectos que buscarán integrarlos de una manera más igualitaria.

Una sociedad más igualitaria.
Una sociedad más igualitaria.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La Fundación TEA Santa Cruz viene realizando un importante trabajo en la provincia por las personas que están dentro del Trastorno del Espectro Autista. No solamente desde la educación y los servicios que le ofrecen de manera interna, sino también con las gestiones con todos los organismos del Estado. Previo al receso invernal, se obtuvieron buenas noticias en Río Gallegos debido a la aprobación de tres proyectos clave en el Concejo Deliberante. El primero de ellos trata sobre la implementación de la Hora Silenciosa, el segundo sobre la señalización de sendas para personas con autismo y el tercero una serie de programas de concientización sobre el tema. Todos los expedientes fueron aprobados por unanimidad en el legislativo, por lo que se generó buena respuesta desde TEA.

T.E.A Santa Cruz es una fundación sin fines de lucro creada en el año 2007 en la ciudad de Río Gallegos, conformada por padres y voluntarios abocados a garantizar la integración social, educación, tratamientos terapéuticos y asesoramiento a las familias generando redes entre entes estatales y privados.

La fundación se encuentra abocada a promover el diagnóstico e intervención temprana del autismo/TDG (trastorno generalizado del desarrollo), la obtención de recursos (materiales y humanos), la formación y especialización de diferentes profesionales a través de seminarios, cursos y conferencias con el fin de generar una mejor atención a las personas con autismo y sus familias.

 

Los proyectos

El primer proyecto mencionado y aprobado en el Concejo Deliberante tiene que ver con la obligatoriedad de contar con carteles de pictogramas en semáforos de la ciudad, a fin de ayudar a las personas dentro del espectro. El expediente fue aprobado por unanimidad, siendo de autoría del edil Leonardo Fuhr. El mismo establece figuras con las palabras "Para", "Mira", "Coche parado" y "Cruza", sumándose así a las señales de tránsito. Desde el Municipio de Río Gallegos informaron que en cuanto avance el trámite desde el legislativo al Ejecutivo, saldrán las señalizaciones desde el área de servicios generales.

El segundo expediente aprobado tiene que ver con la hora silenciosa. Tal como su predecesor, venía con el visto bueno de las comisiones, consiguiendo el voto de todos los legisladores de la comuna. La “hora silenciosa” es un espacio en comercios y en la vida diaria en general para personas acompañadas con pacientes del espectro autista, a fin de no generar ruidos estruendosos que puedan perjudicarlos. El objetivo es reducir música alta y luces fuertes, para que puedan sentirse a gusto y acompañados.

Vale señalar que “la hora silenciosa” nació en primera instancia como una iniciativa propia de una cadena de supermercados, pero que busca ser extrapolada a diferentes aristas de la cotidiana. Vale señalar por ejemplo que durante el mes de abril se llevaron adelante varias actividades, en el marco del mes de la concientización del autismo. Incluso se realizó la entrega de folletería y pedido de menor generación de ruido en el tránsito.

 

¿Qué son los Trastornos del Espectro Autista (TEA)?

Son trastornos que afectan la habilidad para interactuar y comunicarse socialmente. A veces puede estar acompañado por algún retraso intelectual.

 

¿Cuáles son los síntomas?

Las señales de alerta que pueden aparecer son:

 

Falta de respuesta cuando lo llaman por su nombre (a partir del año de edad).

No señala objetos mostrando su interés (a partir de los 14 meses de edad).

No juega con situaciones imaginarias (a partir de los 18 meses de edad).

Evita el contacto visual y prefiere estar solo.

Retraso en el desarrollo del habla y del lenguaje.

Falta de reciprocidad ante la demostración de los sentimientos de otras personas.

Irritabilidad frente a cambios mínimos.

Repetición de palabras o frases.

Movimientos incontrolados del cuerpo, sobre todo de las manos.

COMENTÁ