Juntas vecinales

Río Gallegos| El trabajo social está en el barrio

La Junta Vecinal “Lago del Desierto 2” se ha reorganizado para tener una mayor cercanía con los vecinos de distintos sectores de la ciudad. Además del trabajo social, logran articular con el Municipio las soluciones a las problemáticas diarias del sector.

Algunas de las actividades de la junta vecinal.
Algunas de las actividades de la junta vecinal.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Tras la aparición de las representaciones barriales y el auge mostrado desde 2010, la Junta Vecinal del Barrio 240 “Lago del Desierto 2” ha logrado fortalecer su trabajo en su sector de injerencia, pero también hacia los alrededores en barrios como el Marina, José Font o Juan Pablo II, sectores donde las necesidades son muchas y las respuestas por parte del Estado pocas.

Desde el 2014, primero como la Juventud Barrial del 240 y a posteriori ya constituidos como integrantes de la Junta Vecinal, un grupo de jóvenes ha impulsado como premisa el trabajo social, ya sea con la generación de eventos para los niños y adolescentes, como así también con la creación del ropero solidario y, más acá en el tiempo, con la realización de viandas que son destinadas a familias o a adultos mayores que necesitan de su colaboración.

En diálogo con TiempoSur, Micaela Arabena, referente de la Junta Vecinal “Lago del Desierto 2”, hizo un repaso por el trabajo realizado y contó que “hace 6 años hacemos un fuerte trabajo social con el roperito solidario. Primero lo tuvimos en el barrio Juan Pablo II, en la casa de un compañero que puso un galpón a disposición, después nos trasladamos a un local de la calle 2 de Abril, donde pagábamos el espacio para poder seguir con el trabajo social y tener un lugar fijo, y con el tiempo pudimos acceder a la sede de la junta vecinal que está en la plaza del barrio, desde 2019 trabajamos en ese espacio” y continuó: “No solo con lo que es la jurisdicción de nuestra junta vecinal, sino que trabajamos para todo Gallegos. En este tiempo de la pandemia donde la necesidad de los vecinos fue en aumento, hemos tenido familias del San Benito, del Bicentenario, del Evita, a quienes les abrimos las puertas porque esto es de los vecinos”.

Al referirse a la actividad del “roperito solidario”, la referente explicó que “todo lo que nos traen queda a disposición de los vecinos, no siempre es ropa, sino que también podemos tener un televisor, una cama, colchones, mesitas de luz, carrito, sillitas de bebé, andadores, todas cosas que quedan a disposición de quien lo necesite. Igualmente, siempre son más las personas que se acercan a retirar cosas que a dejar. Hoy se nota la necesidad, mucha gente que vivía de changas no lo pudo hacer y tuvieron sus complicaciones, se acercaron muchas veces al roperito, de esta situación surgió también lo de las viandas”, adelantó. Vale la pena resaltar que la actividad social se realiza desde las 12:00 a las 17:00, en Hernán Cortés y 13 de Julio, donde el ingreso es según terminación del DNI: lunes, miércoles y viernes (DNI PAR), martes, jueves y sábados (DNI IMPAR).

En cuanto a la asistencia alimenticia que dan mediante la entrega de viandas, manifestó: “Dependiendo de los insumos que tengamos para las viandas entregamos, viernes y sábados, y los domingos hacemos torta fritas o algo más para los vecinos. Son alrededor de 30 abuelitos que están solos y los contenemos nosotros y hacemos lo posible para estar presentes porque nos esperan, les llevamos ropa, tratamos de resolverle los inconvenientes que puedan tener, somos su nexo con la gente del Cenin para que les lleven los medicamentos. Estamos teniendo buena respuesta del CIC y la Municipalidad”. También asisten con las distintas acciones a un interesante grupo de familias. 

En cuanto a la colaboración recibida dijo: “No solo nos donan los vecinos, además de la ya recurrente donación del propietario de autoservicio Soraya, también continúa la presencia del concejal Julio Aravena, y en esta ocasión el Club Deportivo 240”.

El trabajo se extiende con el mantenimiento de la plaza central del barrio, donde realizan tareas de pintura y forestación, además de la limpieza diaria, mientras que las gestiones que piden los vecinos rondan en torno a la poda de los árboles, algunos problemas de cloacas y la limpieza, “temas recurrentes en el barrio, pero gracias a Dios estamos teniendo respuesta a los pedidos”, cerró.

COMENTÁ