Atención

Revelan los cinco errores matutinos que impiden tener un día productivo

Según especialistas, dormir bien y afrontar la primera hora de la jornada de forma placentera, termina siendo clave. Cómo solucionar estas equivocaciones.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Tanto hombres como mujeres cometen errores a la hora de afrontar la primera hora del día. La rutina del despertar se dejó de lado hace rato. El hábito desapareció. Y la aceleración que se maneja al momento de levantarse hizo que muchas buenas costumbres se esfumen. Ya no es una primera hora placentera y revitalizadora.

El fastidio de escuchar el sonido de la alarma en el inicio de un nuevo día laboral, es un común denominador en la mayor parte de la población. La rutina diaria de levantarse y encarar otra jornada de actividades provoca que se cometan muchos errores que terminan perjudicando el andar cotidiano.

Existe un refrán que dice: “acostarse temprano, levantarse temprano hace al hombre sano, rico y sabio”. Pero, ¿y si en realidad no importara cuándo nos acostamos y despertamos? Todavía podemos ser todo lo que promete el adagio, siempre y cuando hagamos una rutina matutina exitosa.

Por tal motivo, hay innumerables razones por las que una persona puede no acostarse temprano y levantarse antes del sol. Ya sean turnos de noche, niños, una fecha límite molesta, platos sucios que simplemente deben lavarse o cualquier otra cosa. Sin embargo, el hecho de que algunas personas no puedan irse a la cama a una hora que otros consideren razonable no significa que no puedan ser dueños de sus mañanas.

En ese marco, Liz Plosser, editora en jefe de Women’s Health y autora de Own Your Morning, le comentó a Travel + Leisure que “hay una pequeña idea errónea de que nací siendo una persona mañanera. Definitivamente no lo era. Estoy con todas las personas que luchan por levantarse de la cama -continuó-, pero he aprendido con el tiempo, y sobre todo desde que me gradué de la universidad y comencé en el mundo laboral, que las horas de la mañana son las horas que puedo controlar. Una vez que comencé a controlarlas y a hacer cosas que realmente me entusiasmaban, mejoró todo mi día, semana, mes y vida”. Según la especialista, está dentro de tu poder recuperar los primeros momentos de tu día, y hay muchos trucos geniales (con la ciencia para respaldarlos) para hacerlo.

A continuación, estos son los cinco errores que pueden hacer que tus mañanas sean más difíciles, y lo que deberías estar haciendo en esos primeros momentos en los que abres los ojos.

1. Caer en la rutina

“Quiero que todos sepan esto: no se trata de que tengas que levantarte a las 5:00 a. m. Realmente no es así. Se trata de aprovechar al máximo la mañana, cuando te sientas bien”, dijo Plosser. Lo que eso significa es elegir el momento adecuado para levantarse e irse en lugar de presionar el botón de “posponer” una y otra vez.

“Solía programar mi alarma 30 minutos antes de que realmente necesitara despertarme sabiendo que iba a posponerla tres veces. Fue muy esclarecedor aprender a través de los informes de este libro, hablando con científicos y observando la investigación que hacerlo es no nos hace ningún favor”, remarcó Plosser, señalando el hecho de que la última mitad del sueño es donde los humanos experimentan la mayor parte del sueño REM, que es el más reparador. “Por favor, no lo interrumpas durmiendo innecesariamente porque no obtienes nada de eso una vez que te levantas. Lo que sería mejor es ser realista sobre a qué hora quieres levantarte en primer lugar”, añadió.

2. Escoger la alarma equivocada

Levantarse con una alarma fuerte en la mañana puede ser discordante y ponernos en la mentalidad equivocada. Plosser sugirió elegir un tono relajante para despertarse en lugar del sonido estándar que viene en el teléfono. “Pon tu alarma con un sonido que te haga sentir bien. Ya sea una canción o campanadas, cualquier cosa que te obligue a dejar de presionar el botón de repetición porque te está quitando ese sueño REM súper reparador”, explicó.

3. No prepararse adecuadamente la noche anterior

Claro, Plosser escribió un libro sobre las mañanas, pero como le dijo a T+L, tener una gran mañana significa prepararse la noche anterior. “Ya es muy difícil motivarse y hacer lo que tienes que hacer por la mañana”, indicó Plosser, y agregó lo fácil que puede ser volver a la cama si algo sale mal por la mañana. Pero, en lugar de dejar que las cosas se interpongan en el camino, la especialista sugiere garantizar un camino sin problemas desde la cama hasta la puerta la noche anterior.

“Hemos estado trabajando desde casa, y muchos de nosotros lo hemos estado haciendo con pantalones y remeras de pijama, lo cual es increíble. Pero incluso elige esas cosas por la noche porque muchas investigaciones muestran que nos lleva 17 minutos por la mañana elegir lo que nos vamos a poner. Y esos son tus momentos neuronales más preciados”. Plosser señala a personas como Steve Jobs, quien se hizo famoso por usar lo mismo todos los días solo para evitar este mismo problema, y agrega que “hay un método para la locura. No quería agotar esa capacidad intelectual por la mañana. Quería ponerla en otras cosas.”

4. No comprender qué nos hace sentir mejor

Según Plosser, el verdadero quid de tener una mañana es comprender qué te hace sentir mejor y convertirlo en una rutina matutina. El libro, dijo la experta, realmente trata de ayudar a las personas a “descubrir sus potenciadores personales para ayudarlos a potenciar sus mañanas y, por lo tanto, también el resto de su día”. Esto se reduce a averiguar sus valores fundamentales.

Puede ser que una persona valore tener un poco de tiempo a solas por la mañana, por lo que asegurarse de tener el tiempo y el espacio adecuados para servirse una taza de café y escuchar los sonidos de la mañana puede ser adecuado para ella. Podría ser meditar o, como hace Plosser, podría ser asegurarse de que haya tiempo para escribir en un diario, incluso durante cinco minutos, para anotar cómo se siente o qué quiere lograr ese día. Plosser sostuvo que “llevar un diario puede ser tan simple como escribir una oración o dos por lo que estás agradecido o incluso cómo está el clima afuera ese día”.

5. No moverse

Plosser puede trabajar para la biblia del fitness femenino, pero eso no significa que piense que es necesario correr 15 kilómetros por la mañana. Todo lo que sugiere es “desempolvar las telarañas nocturnas” antes de comenzar el día. “Hay tanto poder en mover tu cuerpo y cómo eso afecta tu claridad, tu confianza”, dijo. Y de nuevo, la ciencia la respalda. Según Harvard Health, el ejercicio puede aumentar la actividad cerebral en las áreas que ejecutan nuestra “función ejecutiva y memoria” e incluso puede promover el crecimiento de nuevas células cerebrales, que es exactamente lo que necesitamos en la mañana.

“Solía pensar que tenía que ser una corrida de millas. Y estoy muy contenta de haber aprendido esta lección. No es así. Puede ser una caminata de 10 minutos”, destacó. El punto final de todo, dijo Plosser, es darse cuenta de que cualquier esfuerzo que hagamos en la mañana es increíble, siempre y cuando satisfaga nuestras necesidades durante las próximas 24 horas.

“También es darte la empatía de que no todas las mañanas serán ideales. Hay buenos días y hay mañanas perfectas”, dice ella, aunque “perfecto” puede no ser lo que pensamos. “En mi opinión, las mañanas perfectas están más en la categoría de ‘pasan cosas locas y aun así te llenaste e hiciste todo lo que tenías que hacer y sobreviviste. De esa manera, estás listo para un día productivo”, concluyó.

COMENTÁ