Furor

Rafael Bitran, coleccionista de figuritas argentinas: "Esta conmoción del mercado es la primera vez que se da”

Rafael Bitran es profesor de Historia y coleccionista de figuritas argentinas de todo tipo: fútbol, espectáculos, historietas. Comenzó s u colección hace más de 30 años. Explicó porqué se da el "boom" por la compra de las figuritas del Mundial, de las figuritas difíciles y el consumo actual. "Hoy la gente está más consumista y ansiosa", analizó.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Rafael Bitran es profesor de Historia y coleccionista de las figuritas argentinas que van desde 1920 a 1985. En diálogo con La Parada, programa que se emite en Tiempo FM 97.5, contó sus inicios coleccionando figuritas “coleccioné de chico, desde el 72 y 77.Antes esto era colección de niños y niñas de primaria, luego en la secundaria y en la universidad no seguí. En 1992, abrí una librería de cosas usadas con historiadores y empezaron a ingresar figuritas argentinas y me enganché otra vez".

"Colecciono figuritas argentinas desde el año 20 a mediados de los 80, puede ser de fútbol, artistas, temáticas didácticas generales, todo lo que es de la cultura argentina”, precisó.

Por otro lado, habló sobre el furor de la demanda de las figuritas del mundial de Qatar 2022, manifestó “este no es el primer boom, es consecuencia de los booms anteriores,. En el Mundial 2014 y el del 2018 hubo una explosión muy grande de lo que es el coleccionismo de figuritas de mundiales, creo que lo que marcó el despegue es la colección por parte de los adultos. Porque esto significa la circulación de más dinero”.

 

“En el 2014 me sorprendí al ver alumnos y alumnas que coleccionaban figuritas, cuando antes esto solo sucedía en la primaria. Uno de los elementos claves es que fue un gran negocio en 2014 y 2018. Este año, hubo una preventa de muchos especuladores que compraron e invirtieron grandes cantidades de dinero,  lo que luego restringió la circulación. A esto se sumaron otros factores: por un lado, la empresa que fabrica empezó a distribuir a otros lugares y no solo a los quioscos que eran los que antes tenían exclusividad y, segundo, se generó una psicosis especulativa que terminó subiendo los precios, lo que generó una especulación en el mundo adulto”, detalló el coleccionista.

Y continuó: “No habiendo en el mercado, lo cobran más caras. A esto hay que agregarle que hay pautas que tienen que ver con el consumo actual, donde la gente está más consumista y ansiosa, además el querer llenar rápidamente el álbum”.

Luego, hizo hincapié a la actual demanda por parte de los adultos, y es que ya no son únicamente los niños y niñas los que coleccionan las figuritas. “Siempre hubo adultos, pero en términos numéricos y significativos lo veo desde el mundial 2014. Esta conmoción del mercado es la primera vez que se da”, explicó.

Consultado por las “figuritas difíciles”, Rafael apuntó “desde los años 80 y 90 existen esas figuritas difíciles. Había cierta lógica porque tenía una contraparte con un premio (pelota, bicicleta, muñeca). Pero desde los 90 desaparece la figurita difícil, y hoy las empresas que sacan figuritas tienen la garantía del álbum lleno. En el álbum explica que es cuando te faltan menos de cuarenta y podes escribir a la empresa, y la empresa hace contraentrega del valor de un sobre, vos envías el dinero y la empresa te envía las figuritas para garantizarte que lo llenes”.

Respecto a su álbum favorito y las figuritas que todavía no consigue, el historiador argentino expresó “lo que más me cuesta conseguir no lo consigo todavía, mis favoritos son bastantes que tienen que ver con los que coleccioné en mi infancia entre el 72 y 77 con fútbol y las historietas de cuando era chico”.

El primer álbum específico de un mundial en la Argentina salió en el 74, en el 82 y 86 hubo dos álbumes muy poco sistemáticos que apenas tocaban el tema,.Recién en el 90 se instala cuando Panini toma la licencia en la Argentina”, rememoró.

A modo de cierre, hizo una reflexión sobre lo que sucede actualmente con el Mundial de Fútbol: "Los mundiales se están transformando en un espectáculo y show consumista, independientemente del fútbol, y esto se relaciona con la globalización de los ídolos”.

COMENTÁ