Coronavirus

Protección de la salud en época de pandemia

Profesionales de Río Gallegos elaboraron en conjunto un protocolo de intervención. El proyecto nació como propuesta para reactivar de manera formal y gradual la apertura de espacios terapéuticos.

El protocolo es iniciativa de las integrantes de C.Re.A.T. junto a profesionales de las áreas de Psicología, Psicopedagogía, Terapia Ocupacional, Fonoaudiología y Psicomotricidad.
El protocolo es iniciativa de las integrantes de C.Re.A.T. junto a profesionales de las áreas de Psicología, Psicopedagogía, Terapia Ocupacional, Fonoaudiología y Psicomotricidad.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Los consultorios de atención terapéutica en los que se desempañan psicólogos, psicopedagogos, terapistas ocupacionales, fonoaudiólogos y psicomotricistas, funcionan como centros de salud y sus acciones son de carácter promocional, preventivo, asistencial y de rehabilitación. Bajo este esquema es que solicitan –según le explicaron a TiempoSur- que les permitan continuar trabajando con el objetivo de seguir brindando tratamientos de salud, bienestar y contención a la población. En esta línea afirman: “La apertura de los espacios en los que nos desempeñamos es de suma importancia, ya que nuestra labor mejora la calidad de vida diaria de nuestros pacientes”.

La realidad que atraviesan en la actualidad es que a raíz de la pandemia por Coronavirus COVID-19 los encontró frente a la imposibilidad de desarrollar su función principal, lo que provoca que se vulneren los derechos de un gran número de sus pacientes. Si bien muchos de ellos continúan trabajando y sosteniendo las prestaciones de forma virtual –aclararon- no todos los pacientes pueden acceder a esta modalidad por diferentes razones: Falta de recursos; empresas de medicina prepaga u obras sociales no las cubren; debido a su condición no resulta efectiva o viable la realización de esa modalidad terapéutica, enumeraron.

El propósito de su protocolo de intervención –que fue elaborado por integrantes de Consultorios de Rehabilitación y Atención Terapéutica (C.Re.A.T) junto a otros profesionales de CINAD, ATI, Espacios Terapéuticos Río Gallegos, Sofía M. Lanesán, María Elena Sánchez, SIC, Melisa Rojo y Mónica Funes, es proponer una propuesta para reactivar de manera formal y gradual, la apertura de espacios terapéuticos en el contexto epidemiológico actual, cuando así las autoridades lo consideren conveniente.

Aunando criterios y estableciendo pautas específicas de actuación conjunta entre los consultorios de atención terapéutica de Río Gallegos, garantizando así una necesaria, válida y eficaz atención frente al COVID-19, manifestaron, añadiendo que se enmarca en la acción preventiva y de control para evitar la propagación de la pandemia, en los espacios terapéuticos.

Asimismo, especifican que independientemente de las recomendaciones vertidas en su proyecto, se deberán atender las indicaciones específicas brindadas por el Ministerio de Salud y de Trabajo, Empleo y Seguridad Social Nacional.

Según cita su iniciativa, el Protocolo de Higiene y Seguridad en la Emergencia Sanitaria del COVID-19 será implementado de forma estricta en todos los consultorios terapéuticos de la ciudad de Río Gallegos, durante el tiempo que sea requerido según el desarrollo y avance de la pandemia global. El protocolo será exhibido obligatoriamente en cada lugar de trabajo. Sobre este punto aclararon que cuando hacen mención a consultorios terapéuticos se refirieren a los profesionales de la salud conformados por especialistas en las áreas de Psicología, Psicopedagogía, Terapia Ocupacional, Fonoaudiología, Psicomotricidad, quienes trabajan en centros de salud de atención primaria, en un contexto de trabajo interdisciplinario, realizando de acuerdo a la experiencia de cada profesional, diagnósticos y tratamientos con niños, adolescentes, jóvenes y adultos de la comunidad, como así también orientación a padres, a instituciones educativas, entre otros. Además de llevar a cabo estrategias de intervención dirigidas a la prevención.

 

Qué alcances tiene el protocolo

La iniciativa prevé la presentación de una Declaración Jurada de los días y horarios en que cada profesional desempeñará su tarea dentro de los consultorios.

Tanto profesionales como pacientes realizarán una Declaración Jurada en la que expongan que no poseen síntomas asociados al COVID-19 y que no han estado en contacto o conviviendo con alguien que lo padezca.

Se confeccionará para cada paciente una constancia donde se explicite el día, el horario y el profesional que lo atenderá, con el objeto de presentarla ante las autoridades competentes que así lo requieran, al momento de circular para dirigirse hasta los centros terapéuticos.

Se atenderá sólo a pacientes con los que se imposibilita la modalidad de terapia online, como es el caso de aquellos pacientes con autismo, con discapacidad intelectual leve/moderada/grave; pacientes con cuadros de ansiedad, depresión y aquellos que no cuenten con los recursos necesarios para mantener dicha modalidad. Quienes puedan continuar bajo el abordaje online, se seguirá atendiendo a través de ese canal.

La atención en consultorios a pacientes de riesgo se encontrará anulada; considerando dentro de ese grupo a aquellas personas mayores de 60 años, individuos con enfermedades respiratorias o cardiovasculares, como así también a las que tienen afecciones como diabetes, las mujeres embarazadas y personas con patologías crónicas.

Los horarios laborales que mantendrá cada profesional serán de un máximo de 4 horas de trabajo diario. Por lo tanto, también se limitará la cantidad de profesionales y pacientes en los consultorios, para evitar aglomeraciones.

Se aumentará paulatinamente la jornada laboral, en tanto así lo permitan lo entes reguladores.

Además se solicitará a los pacientes o padres de los mismos, que el ingreso y el egreso al consultorio debe darse de forma puntal. Los profesionales organizarán los turnos para que no haya entrecruzamiento de pacientes, tanto en el ingreso como egreso de los mismos, dejando un tiempo estipulado para la limpieza y desinfección de las superficies, del material utilizado y de los distintos ambientes.

Se solicitará que sólo el paciente, sin su acompañante, ingrese a los centros terapéuticos. En la situación que fuese necesaria, este acompañante deberá esperar en el auto hasta que termine la sesión; y en el caso de que se trasladen con otro medio de transporte (taxi, colectivo), se evaluará la situación para que puedan esperar los acompañantes por hora en la sala de espera, cumpliendo con todas las medidas de higiene, prevención, seguridad y respetando el distanciamiento interpersonal de dos metros, que será marcado de manera visible, para que lo puedan cumplir.

Se respetará el cierre de los consultorios a las 19:30, dando así tiempo tanto a terapeutas como a pacientes de retornar a sus hogares antes de las 20:00.

La higiene está contemplada. En la puerta de ingreso al Centro habrá para la desinfección correspondiente del calzado un trapo humedecido con 10 mililitros de hipoclórito de sodio

(Lavandina) diluido en un litro de agua. Los consultorios en todos sus espacios, contarán con los elementos de alcohol en gel o pulverizador alcohol líquido.

Dadas las características de la enfermedad y la dinámica actual de la pandemia, se tomarán en cuenta las recomendaciones brindadas por el Ministerio de Salud de la Nación.

El equipo terapéutico utilizará los componentes de protección personal, el que estará compuesto por barbijo, guantes y ropa de trabajo (ambo) que cada usuario deberá estilizar y lavar antes y después de cada uso. El profesional actuante debe concurrir a la institución con ropa de calle. En la institución debe cambiarse y usar ambo personal. El barbijo será descartable o lavable y los guantes de látex descartables.

Dentro de los profesionales de salud que trabajan en los consultorios terapéuticos están aquellos que trabajan en contacto directo con el paciente, por lo cual se utilizara protección ocular (gafas o antiparras y/o mascara facial) para evitar el riesgo de salpicadura en mucosa ocular.

Añaden que se garantizará la provisión de todos los elementos para un adecuado lavado de manos con agua, jabón y toallitas de papel en los sanitarios. Los pacientes se lavarán las manos tanto al ingreso como al egreso del consultorio.

Asimismo, los espacios con circulación de personas contarán con ventilación permanente. Todo tipo de informe, apto o documento que necesite ser impreso, será enviado vía mail y las devoluciones necesarias serán dadas vía redes de comunicación, para evitar la manipulación de objetos y la extensión de tiempo del paciente y/o sus padres dentro del consultorio.

Cada paciente como profesional deberán utilizar barbijo, y en caso que se requiera guantes de látex descartables. Sé respetará la indicación de distanciamiento interpersonal recomendada de dos metros dentro de la sala de espera, la cual se encontrará marcada de forma visible en el suelo.

Luego de que el paciente se retire, se realizará la adecuada limpieza y ventilación de los espacios de trabajo. Los productos de limpieza y desinfección utilizados habitualmente en los establecimientos de salud, tanto para espacios como para superficies, tienen la capacidad suficiente para inactivar el virus, los desinfectantes son: hipoclórito de sodio 500-1000ppm u otros clorados alcoholes 62-70%, compuestos fenólicos, compuestos de amonio cuaternario y peróxido de hidrógeno 0,5%, monopersulfato de potasio. También sé contará con pulverizadores de alcohol.

En caso que los espacios sanitarios hayan sido utilizados, se empleará la misma modalidad de limpieza y desinfección con los elementos adecuados tanto de protección como de higiene.

No se permitirá el ingreso a los pacientes con objetos en la mano. Y en caso que el paciente ingrese con bolso o mochila, se depositarán en un espacio destinado a ello, que se rociará con alcohol y al egreso del mismo, se repetirá el procedimiento de desinfección.

Todo material que se utilice para el trabajo terapéutico será correctamente limpiado, desinfectado o esterilizado, dependiendo del tipo de material de que se trate, de acuerdo a los protocolos habituales del establecimiento.

El procedimiento de limpieza y desinfección de las superficies y de los ambientes en contacto con el paciente, se hará de acuerdo con la política habitual de limpieza y desinfección del Centro. Se rociará desinfectante sobre un paño limpio y seco hasta que quede esencialmente húmedo, para poder realizar la respectiva higienización.

Se dispondrá de vasos descartables para quienes soliciten beber agua. Los residuos generados en la atención del paciente serán desechados luego de finalizar su turno.

En el proyecto también se tuvo en consideración cómo actuar en caso de sospecha de infección de COVID-19. En este caso si el paciente que concurre al consultorio presenta algún síntoma que caracterizan a coronavirus (fiebre, tos, dolor de garganta) se activara el protocolo de seguridad llamando a la autoridad competente (Ministerio de Salud de la Provincia de Santa Cruz – Línea 107).

Los espacios terapéuticos se encontrarán a disposición para que el ente regulador pueda constatar y denunciar el no cumplimiento del protocolo de acción.

 

Acceso a la salud

Basado en las leyes (ver recuadro) “queremos destacar que el derecho a la salud constituye uno de los derechos humanos fundamentales que atañen a la persona humana por su condición de tal”. Es por eso que los consultorios de atención terapéutica “funcionamos como centros de salud y nuestras acciones son de carácter promocional, preventivo, asistencial y de rehabilitación”. Por esta razón es que solicitan que les permitan continuar trabajando, a fin de seguir brindando tratamientos de salud, bienestar y contención a la población. Asimismo, para sostener el flujo de la economía como autónomos, siendo para muchos profesionales el único ingreso económico. Donde como consecuencia de la emergencia sanitaria, los consultorios de atención terapéutica han sido damnificados y obligados a interrumpir los tratamientos, incluso antes de la declaración del aislamiento social y preventivo decretado a nivel nacional.

“Como prestadores de salud se nos está impidiendo desarrollar nuestra función principal vulnerando además los derechos de nuestros pacientes”, señalaron, reiterando: “Si bien algunos de nosotros continuamos trabajando y sosteniendo las prestaciones de forma virtual, y en muchos casos de manera voluntaria, atención que aún hoy no es reconocida por algunas obras sociales y prepagas, a pesar de la resolución de la Superintendencia de

Servicios de Salud. Siendo importante destacar también, que no todos los usuarios pueden acceder a esta modalidad por diferentes factores, ya sea por falta de recursos o porque debido a su condición no resulta efectiva o viable realizarla de esta manera”.

Por otro lado, especificaron que en el caso de la atención a personas con discapacidad lo realizan bajo la Ley 24.901, por una cuestión ética de no dejar sin atención a sus pacientes, ya que dejar a parte de ellos sin intervención sería incumplir con esta ley, y en el caso de las personas sin discapacidad también se infringe, al no brindarles la cobertura que requieren y precisan, al no poder resguardar sus derechos, indicaron.

 

Párrafo aparte, los profesionales hicieron mención a que la decisión administrativa N°524/2020 en el Boletín Oficial, emitida el día 19 de abril del corriente año, regula las nuevas excepciones al aislamiento social, menciona en el punto 5 del artículo uno a la Atención médica y odontológica programada, de carácter preventivo y seguimiento de enfermedades crónicas, con sistema de turno previo. Al respecto, solicitan la aclaración pertinente para conocer si esta excepción los  contempla o los excluye como trabajadores de salud, entendiendo que las excepciones debieran considerarse desde una perspectiva de salud integral, contemplando a cada persona o usuario y sus complicaciones para el acceso al servicio de salud.

Sobre este punto dicen: “Solicitamos que se analice la modalidad de atención planteado en dicho protocolo, para que se pueda dar flexibilidad a nuestro ámbito laboral como trabajadores profesionalizados de la salud”, sosteniendo: “Enfatizamos nuestro compromiso en la recomendación primera que es y será la de acompañar y extremar las medidas de prevención establecidas por el Gobierno nacional y provincial, y los ministerios de salud respectivos”.

Concluyeron indicando que todo lo expuesto es resaltando la importancia de asegurar la continuidad de atención a sus pacientes, priorizando el bienestar integral de los mismos: Destinatarios de su significativa y necesaria tarea.

 

Normativas vinculadas y alineadas de manera directa con el protocolo

- Constitución Nacional.

- Decreto 260/2020 de Emergencia Sanitaria.

- Decreto 297/2020 Aislamiento Social preventivo y obligatorio.

- Resolución N°524/2020

- Ley Nacional De Salud Mental N°26.657.

- Ley de Sistema De Protección Integral de las Personas con Discapacidad N°22.431.

- Ley N°27.051 De Ejercicio de la Profesión de Terapeutas Ocupacionales, Terapistas Ocupacionales y Licenciados en Terapia Ocupacional.

- Ley N°14.996 Del Ejercicio Profesional de la Psicomotricidad.

- Ley Nº23.277 Del Ejercicio Profesional de Psicología.

- Ley Nº10757/89 Del Ejercicio Profesional de Fonoaudiología.

- Proyecto de Ley N°473 – Provincia de Santa Cruz.

 

COMENTÁ