Exclusivo TiempoSur

Pastelera argentina en Países Bajos: Vivos por Instagram en pandemia y los jugadores de la selección como clientes

Partió de Argentina en 2006, aprendió pastelería y comenzó a vender sus productos en Reino Unido. En su casa montó su cocina y un “estudio” desde el que comenzó a realizar directos para enseñar cocina de manera gratuita. Clientes en toda Europa y pedidos desde Latinoamérica.

“La gente estaba toda encerrada y lo mejor que podía hacer era entretenerla”.
“La gente estaba toda encerrada y lo mejor que podía hacer era entretenerla”.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde Oostzaan, Países Bajos, ciudad ubicada a solo 15 minutos de Ámsterdam, María Victoria Journade vende sus creaciones gastronómicas de dulces y pastelería hacia toda Europa, con pedidos que parten incluso desde Latinoamérica.

María, que junto a su marido y sus hijos, se fue de Argentina por motivos laborales en 2006, en realidad es Contadora Pública y fue en Reino Unido, uno de los países en los que vivió en los últimos 15 años, en donde comenzó a cocinar, algo que no hacía en Buenos Aires.   

“Me conecté con la pastelería, hice dos cursos de cocina en Inglaterra”, contó. Sus amigos y allegados le aconsejaron que venda sus creaciones “típicas argentinas” que en ese momento no se conseguían en Inglaterra. Y así fue. Comenzó a vender a particulares pero también a pubs.

“En el 2009, por la misma compañía en donde trabajaba mi marido, nos mudamos a Bélgica”. En ese país empezó a trabajar con la Embajada Argentina y se dedicaba a hacer todos los postres para el 25 de Mayo, sumado a eventos públicos y privados: Fue el nacimiento de “Dulces Victoria”, su negocio.

“Hice cursos de cocina francesa, un curso de pastelería en holandés (flamenco para los belgas) y el colegio de chocolatería en Cefor, Namur. Terminó el semestre y me mudé a New York (Long Island). Pero siempre me dediqué a la pastelería y chocolatería”, relató.

Ya en 2017 se asentó en Oostzaan. “En Holanda en el año 2018, me entreno como maestra heladera y trabajo en una heladería argentina por un año y medio, haciendo los helados. Después decido nuevamente retomar mi carrera como pastelera y lanzar acá (Países Bajos) Dulces Victoria. Y desde diciembre de 2019 me dedico principalmente a la pastelería y repostería argentina, pero también incorporé empanadas”, dijo a TiempoSur.

Su lema es “acercarte a tus afectos y conectarte con tus raíces”. “Es así como mi principal promoción la hago para que los argentinos que viven acá y en otros lugares de Europa, puedan conectarse con sus sabores. Y además acercar a quienes tienen a sus seres queridos en el exterior y puedan enviarles dulces típicos de nuestra tierra”, destacó.

Todos sus clientes son importantes, pero algunos son famosos. “Le vendo a jugadores de fútbol como Nicolás Tagliafico, Lisandro Martínez, Marcos Senessi”, señaló. Tagliafico -defensa en el Ajax de Ámsterdam- celebró su cumpleaños con una torta que salió de las manos de Victoria.

Por la pandemia, al comienzo de 2020 suspendió sus pedidos, que retomó luego en junio del año pasado.

En medio del encierro mundial por el virus y para mantener a su público, comenzó a hacer todos los viernes directos por Instagram con clases gratuitas de cocina. “La gente estaba toda encerrada y lo mejor que podía hacer era entretenerla. Además yo me mantenía activa, creaba, me conectaba con otros. Ahí surgió la idea de conectar Argentina con el mundo y con mis productos y empezar a vender a toda Europa”, precisó.

La emprendedora vendió “muchísimo de argentinos que me contactaban desde Argentina para enviar algún gustito a sus familiares de Europa. Fue mi gran público en el 2020, más del 50%”.

“Empecé con un músico que se hizo famoso con la canción: Me quedo en casa porque te quiero, y después le compré una canción sobre mi historia en el exterior y así es como ahora tengo mi propia canción para empezar los directos.

Ahora tengo todos los viernes invitados, gente común que tiene hermosas historias para transmitir y con las que me deleito”, dijo.

Desde su casa, montó la cocina y “estudio”. Su marido es el camarógrafo de sus vivos en los cuales también realiza entrevistas. “Los primeros 30 minutos hablo con el invitado y los otros 30, cocino”, aclaró.

Hoy domingo -por el “Día del Padre”– debe hacer una entrega de “una mamá que desde Argentina quiere sorprender a su hijo que vive en Ámsterdam, que acaba de ser papá”.

Victoria  y su marido –ambos de 50 años- recibieron la primera dosis de Pfizer, en un país que hasta ahora vacunó a casi el 30% de la población. Por las restricciones no pudo todavía ver a su hija, ya que Países Bajos prohíbe la entrada desde Reino Unido debido a la circulación de la variante Delta de COVID-19 (variante India).

“Ahora que estamos más libres, el negocio se resintió un poco porque la gente prefiere salir, entonces no piden tantos desayunos ni envíos que antes disfrutaban desde sus casas. Tengo las expectativas de lo que sucedía en tiempos normales. En verano bajan un poco las ventas y repuntan más sobre septiembre que los chicos ya vuelven a clases”, sostuvo.

La pastelera espera continuar con sus directos, porque se los pide su público, y porque ayuda a las ventas, además de que le resulta “súper entretenido”.

La expectativa es poder viajar y ver a su hija. Para el 1º de julio estiman poder ambos contar con las dos dosis de Pfizer. En Europa esperan tener un verano movido, ya activar el turismo.

Mientras tanto, Victoria seguirá cocinando.

 

 

EN REDES

 

www.DulcesVictoria.com

 

Instagram: @dulces.Victoria

COMENTÁ