Secundaria Técnica

Matrícula y participación femenina

La inscripción de las escuelas técnicas creció en todos los distritos argentinos, menos en CABA. A nivel nacional subió 20,0% entre 2011 y 2020: pasó de 591.918 a 710.081 alumnos. Si bien la evolución de la matrícula muestra un leve crecimiento en la participación de mujeres (de 33,1% a 34,2%), es aún una deuda pendiente. Cómo está posicionada Santa Cruz.

COMPARTÍ ESTA NOTA

En la Argentina, la Educación Técnico Profesional (ETP) es una modalidad del sistema educativo que comprende distintos ámbitos de formación: la formación profesional, la educación secundaria técnica, y las tecnicaturas superiores no universitarias.

Se puede ubicar una etapa fundacional de la ETP a fines del siglo XIX y principios del XX, cuando tienen lugar las primeras experiencias de formación técnica. En los años 40 comienza una etapa en la que se fortalece su institucionalidad –proceso vinculado al peronismo y al desarrollismo–, con la creación de la Comisión Nacional de Aprendizaje y Orientación Profesional (CNAOP) en el primero y el Consejo Nacional de Educación Técnica (CONET) en el segundo. Posteriormente, con la creación de las escuelas nacionales de educación técnica (ENET), se logra el mayor desarrollo de la formación técnica en el país, asociado a los procesos de desarrollo industrial de las décadas de 1960 y 1970. A partir de los años 70 comienza un período de declinación de la oferta. Esto culmina con la transferencia de las escuelas técnicas, centros de formación profesional y el resto de las escuelas secundarias a las provincias con la Ley Federal de Educación (1993).

En 1995 se crea el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) con el objeto de dotar al Ministerio de Educación de un instrumento ágil para el desarrollo de las políticas relacionadas con la Educación Técnico

Profesional a nivel federal y como continuador del CONET. En el año 2005 se promulga la Ley de Educación Técnico Profesional, en la que se homologan títulos y certificaciones, se promueve la conformación de redes sectoriales de instituciones de Formación Profesional y se crea un fondo específico para financiar programas de renovación de la educación técnica y sus equipamientos. Se crea también el Catálogo Nacional de Títulos y Certificaciones y el Registro Federal de Instituciones de ETP.

La secundaria técnica se distingue de la secundaria común. Se trata de una propuesta curricular de mayor carga horaria, con más años de estudio y que articula formatos curriculares clásicos, las asignaturas, pero también talleres y prácticas profesionalizantes que promueven la vinculación con entornos reales de trabajo.

La propuesta institucional y curricular de este nivel busca una estrecha vinculación con el mundo laboral. Se propone una formación general y una formación técnica que trascienda la puramente educativa y se vincule con el sistema socio productivo local. Se trata de una propuesta tradicionalmente asociada con una alta calidad (mejor formación en áreas como matemáticas y mayor peso curricular de saberes científico tecnológicos). A su vez, la articulación teoría y práctica, como la jornada extendida son rasgos del nivel que la hacen convocante tanto para las familias como para los estudiantes. La secundaria técnica ofrece “un plus” dado por el valor del título en contextos de un mercado laboral complejo. Los datos del seguimiento de egresados de escuelas técnicas dan cuenta del valor diferencial que tiene el título de técnico secundario comparado al de la secundaria común (INET, 2017).

 

Su evolución

Del total de instituciones de ETP del país en el año 2020, 1.675 (49,6%) corresponden a secundarias técnicas, 594 (17,6%) a instituciones de Educación Superior Técnica y 1.107 (32,8%) a instituciones de formación profesional.

Entre 2011 y 2020, las escuelas técnicas aumentaron de 1.454 a 1.675 instituciones, es decir un crecimiento del 15,2% mientras que la cantidad de secciones pasaron de 24.101 a 30.134, un crecimiento del 25,0%. Por sección se entiende al grupo o la división de estudiantes que, bajo la instrucción de por lo menos un docente, cursan juntos. En una escuela con un único turno, la cantidad de salas y secciones por lo general coincide. Sin embargo, en una institución con más de un turno, es esperable que haya más secciones que salas, ya que un mismo espacio físico es ocupado por una sección en un turno y por una segunda sección en el otro. A su vez, en el mismo período las escuelas de secundaria común se redujeron un 0,9% en términos de instituciones y aumentaron un 16,5% en términos de secciones. Las escuelas técnicas representaron en el año 2020, el 12,5% de las escuelas secundarias y el 18,8% de las secciones de la misma.

De las 1.675 escuelas técnicas en el país en 2020, el 88,5% están bajo la órbita estatal y el 11,5% bajo la órbita privada. Esta proporción se mantuvo casi constante desde 2011. En cuanto a las secciones, el 91,8% corresponde al ámbito estatal y 8,2% al ámbito privado. A su vez, el INET (2021) clasifica a las escuelas secundarias técnicas por orientación de estudio en Industrial (60,4%), Agropecuaria (30,8%) y de

Servicios (8,8%). En cuanto al crecimiento en los últimos años, entre 2014 y 2021, la mayor apertura de escuelas se llevó a cabo en la orientación Industrial (con un crecimiento del 9,2%) seguidas por la de Servicios (7,9%) y la Agropecuaria (7,1%).

 

La oferta educativa

La matrícula de las escuelas técnicas creció 20,0% en diez años: pasó de 591.918 en 2011 a 710.081 en 2020 en todo el país. En el mismo período también aumentó la oferta educativa en esta modalidad: la cantidad de escuelas técnicas aumentó 15,2% (de 1.454 a 1.675 instituciones), mientras que la cantidad de secciones (aulas) creció 25,0% (pasó de 24.101 a 30.134).

Los datos surgen del informe “Secundaria técnica: crece la matrícula con participación femenina estable”, del Observatorio de Argentinos por la Educación, con autoría de Guillermina Laguzzi (OEI), Martín Nistal y Víctor Volman (Observatorio de Argentinos por la Educación). El documento al que tuvo acceso TiempoSur analiza la evolución de la oferta y la matrícula de las escuelas técnicas a nivel nacional y provincial, así como la proporción de estudiantes mujeres, a partir de los datos del Relevamiento Anual realizado por el Ministerio de Educación de la Nación.

El crecimiento de la matrícula de las escuelas técnicas (20,0%) fue mayor al de la secundaria común (11,4%) entre 2011 y 2020, pero se dio de manera dispar a nivel nacional. Las provincias donde más creció la proporción de estudiantes que eligen esta modalidad en secundaria son Santa Cruz (13,8 puntos porcentuales), La Rioja (8,2 pp) y Tierra del Fuego (6,5 pp). En el otro extremo hay jurisdicciones que bajaron la proporción de estudiantes en escuelas técnicas. Las tres jurisdicciones con mayor disminución en esta proporción fueron CABA (-5,4 pp), San Luis (-1,9 pp) y Santiago del Estero (-0,5 pp).

Entre 2011 y 2020, la oferta de escuelas técnicas (medida en cantidad de secciones, es decir, aulas) creció en todas las jurisdicciones menos en CABA. Las provincias con mayor crecimiento fueron Santa Cruz (114,9%), La Rioja (79,2%), Tierra del Fuego (75,6%).

“Si bien todo el sistema educativo forma, (o debiera formar) para el mundo del trabajo, la secundaria técnica tiene una particularidad y es la articulación entre una formación general integral y una formación técnica que dialoga con las necesidades y transformaciones socioproductivas. La articulación de teoría y práctica, así como la formación en ambientes de trabajo, representan un plus respecto de la secundaria común, muy valorado por estudiantes, familias y mercado laboral”, explica Guillermina Laguzzi, coautora del informe.

El porcentaje de mujeres sobre el total de la matrícula de las escuelas técnicas aumentó de 33,1% a 34,2% entre 2011 y 2020. Las cifras muestran que la paridad de género aún está lejos (en el total de las escuelas secundarias, las mujeres representan el 50,1% de la matrícula).

Ludovico Grillo, director de la Escuela Técnica Roberto Rocca de Campana, explicó que “el contexto actual aleja al adolescente de la escuela secundaria clásica de clases expositivas y conocimientos teóricos. La educación técnica da al estudiante experiencias prácticas y concretas, especialmente en los talleres”. “Las prácticas profesionalizantes, que se han implementado en muchas partes del país, son también un proyecto atrayente, a la vez que mejoran la salida laboral. Además, las mujeres tradicionalmente alejadas de la educación técnica, están encontrando que no existe ningún impedimento para que puedan participar de esta modalidad. Son tres tendencias que hacen muy lógico que la educación técnica vaya atrayendo cada vez más estudiantes”, aseguró Grillo. 

Las provincias con mayor proporción de mujeres en las escuelas técnicas son San Luis (42,4%), La Rioja (42,3%) y Santiago del Estero (41,9%). Por el contrario, las de menor proporción son Buenos Aires (29,4%), La Pampa (29,5%) y CABA (29,7%).  Entre 2011 y 2020, el mayor crecimiento de la matrícula femenina se dio en Río Negro (+5,9 p.p) seguida de Santa Cruz (5,7 pp) y Neuquén (4,5 pp). Contrariamente, San Luis muestra el mayor retroceso con 5,6 pp seguido por La Pampa (5,0 pp) y Catamarca (4,2 pp).

El 88,5% de las escuelas técnicas son de gestión estatal y el 11,5% son de gestión privada. Los estudiantes de escuelas técnicas representan el 18% del total de la matrícula de secundaria en el país, pero superan el 25% en provincias como Neuquén (32,8%), Córdoba (28,2%) y Mendoza (26,4%). La orientación más elegida es Industrial (60,4%), seguida de Agropecuaria (30,8%) y de Servicios (8,8%).

Los autores señalan que la escuela técnica se distingue del resto de las modalidades de secundaria por varios motivos: “Se trata de una propuesta tradicionalmente asociada con una alta calidad educativa (mejor formación en áreas como Matemática y mayor peso curricular de saberes científico tecnológicos)”. También destacan la jornada extendida y el valor del título en un mercado laboral complejo: “Los datos del seguimiento de egresados de escuelas técnicas dan cuenta del valor diferencial que tiene el título de técnico secundario comparado con el de la secundaria común”.

Según Gustavo Gándara, director Ejecutivo de UOCRA, “consolidar y ampliar las tendencias positivas en materia de formación media técnica, puede estar asociado a su integración con otros dispositivos que enriquezcan la oferta, le den integralidad a la misma, como por ejemplo su complementación con la formación profesional, la terminalidad educativa, la orientación laboral y la certificación de competencias. De esta manera, la oferta puede diversificarse y enriquecerse en contenidos y formatos”. Gándara explica que “enriquecer la oferta de formación técnica, estará vinculada con la participación y colaboración de los actores del mundo del trabajo y del mundo productivo en su diseño, planificación, ejecución y seguimiento”.

 

Crecimiento sostenido

 

Según explicaron desde Argentinos por la Educación, el crecimiento de la oferta educativa de escuelas técnicas no necesariamente tiene que venir acompañado de un incremento en la matrícula. Esto se puede deber a dos razones principalmente: si los estudiantes optaran por la educación común aun habiendo oferta disponible, entonces la matriculación no crecería o si las escuelas redujeran la cantidad de alumnos por sección o disminuyeran la cantidad de repitentes entonces no incrementaría la matriculación cuando la oferta crece.

En el año 2011, había 591.918 estudiantes en escuelas técnicas, de los cuales el 90,1% asistía a instituciones del sector estatal. Nueve años más tarde, en 2020, se observan 710.081 alumnos, de los cuales el 91,1% asistía a escuelas estatales.

En el año 2011, había 3.549.087 estudiantes en las escuelas secundarias de modalidad común, de los cuales el

71,3% asistía a instituciones del sector estatal. Casi diez años más tarde, en 2020, se observan 3.953.568 alumnos, de los cuales el 70,7% asistía a escuelas. Es decir, mientras la matrícula de la escuela secundaria común creció un 11,4% en cantidad de alumnos entre 2011 y 2020, la de las escuelas técnicas lo hizo en un 20,0% en el mismo período.

 

 

La matrícula de las escuelas técnicas creció 20,0% en diez años

 

El porcentaje de mujeres sobre el total de la matrícula de las escuelas técnicas aumentó de 33,1% a 34,2% entre 2011 y 2020

COMENTÁ