Cuenca Carbonífera

Los pedidos y reclamos hacia el nuevo Interventor de YCRT de parte de un gremialista

El secretario General de Luz y Fuerza, Luis Avendaño, dijo que se debe garantizar la producción de carbón para el módulo de la usina. "Debemos sentarnos a charlar muchas cosas, como la política del personal y cuál es el rumbo que tendrá el yacimiento", adelantó.

YCRT y el reclamo al nuevo interventor.
YCRT y el reclamo al nuevo interventor.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El 27 de septiembre, según el Boletín Oficial, Germán Arribas fue designado como el nuevo Interventor de YCRT en el Cuenca Carbonífera, en reemplazo del ahora ministro de Seguridad, Aníbal Fernández.

Antes de la partida del actual Ministro, se suscitó el primer reclamo gremial -en manos de ATE-  por aumento salarial y beneficios que habían sido eliminados por Omar Zeidán, interventor de la carboeléctrica durante el macrismo.

Pero no será el único pedido de la dirigencia gremial, por lo menos de parte de Luz y Fuerza. Lo salarial no es el único problema, según advirtió su secretario General, Luis Avendaño.

 

-TS: ¿Qué debe cambiar con la nueva Intervención?

Avendaño: Hubo hostigamiento de parte de la Intervención anterior hacia los compañeros.

Tenemos gente a la que han castigado, le han hurgado los bolsillos. Por ejemplo, compañeros que trabajaban los 30 días y les aparecían descuentos, de uno o dos días, que como están los sueldos es difícil llegar así a fin de mes.

Esto lo venimos reclamando desde hace un montón, decían que lo iban a ajustar para el próximo mes, pero para un compañero que gana 40 mil pesos, que le saquen 3 mil le complica la vida. Pero esta gente parecía no entenderlo.

 

-¿Pero por qué sucedía esto? ¿Qué explicaciones les dieron?

Muchos compañeros se les descontó sin que hayan faltado a su trabajo. Esto fue sistemático y no había ninguna explicación de la empresa para molestar así a los trabajadores. Cuando les preguntábamos, decían que se equivocaban en liquidaciones. Pero esto sucedía todos los meses, así que era parte de una política de hostigamiento.

Hubo muchos castigos y uno lo esperaba de un gobierno con el que nos identificamos políticamente, que es peronista y esto nunca se nos pasó por la cabeza que podía pasar y que tuviera políticas similares que la anterior intervención, con la que nos peleamos.

Es raro todo, tuvimos expectativas distintas desde que asumió Aníbal  Fernández, sobre todo para alcanzar la producción de carbón para el módulo de 240, porque entendíamos  que con su llegada, las cosas iban a cambiar. Pero no cambió, y nos decepcionamos, más allá de que se les pagó a los jubilados y se restituyeron algunos pagos, pero no hubo más nada.

 

-¿Cómo fueron las inversiones que necesitaban y que no se hicieron durante la gestión de Zeidán?

Está bien que se invierta en Usina de 240, pero también debe invertirse en el yacimiento. Hoy se puede llegar a garantizar el módulo para noviembre o diciembre, pero no se puede garantizar la producción de carbón para abastecer a ese módulo. Los compañeros sacan carbón, pero se necesita una producción continua y por eso se deben llegar con las inversiones. Si tenés equipamiento en la mina, tenés que sostenerlo, pero debe estar en condiciones para la producción continua de carbón. Por eso, la preocupación es que no alcance el carbón para abastecer al módulo  porque no invirtieron en el resto del yacimiento. Pusieron plata en la de 240 pero el resto lo abandonaron.

 

-¿Pedirán una reunión con  el nuevo Interventor?

El Interventor es quien debe buscar la reunión con los sindicatos. Cuando llegue a la localidad, seguro lo hará porque debemos sentarnos a charlar muchas cosas, como la política del personal, y cuál es el rumbo que tendrá el yacimiento. Estas cuestiones tienen que ver con el futuro de los pueblos, porque ya estamos curados de espanto con las distintas intervenciones que pasaron, y no logramos concluir la obra que históricamente se reclamó, que es la finalización de la usina.

También debemos decir que la pandemia retrasó todo, hay que reconocerlo, pero ahora medianamente las condiciones están para trabajar normalmente en todos los sectores.

Pero hay un agravante, planteamos si el carbón se quema directamente de la mina o lo depuramos todo, porque eso cambia el eje del yacimiento. Esto significa mucho, porque si lo depuramos todo al carbón, esto seguirá postergado.

Las inversiones apuntan a 1,2 millones de toneladas para poder producir energía, y se habló de un carbón que se iba a quemar, que saliera de la mina porque por eso se construyó esa mina de 6 kilómetros.

Eso nos preocupa. Las autoridades políticas deben estar insertas también, porque cualquier  fracaso repercutirá en la política de la localidad y en la provincia.

COMENTÁ