Historia

LADE no deja de volar

  Líneas Aéreas del Estado (LADE) es el único organismo estatal de transporte aéreo de fomento que durante 80 años ha cumplido de manera casi ininterrumpida con la tarea de garantizar el traslado de pasajeros, carga y correo desde y hacia sectores remotos de la geografía nacional, contribuyendo al desarrollo económico y social del país. Acá su historia.

LADE no deja de volar
LADE no deja de volar
COMPARTÍ ESTA NOTA

En un año difícil para la aeronavegación civil y comercial en el mundo, Líneas Aéreas del Estado (LADE), único organismo estatal de transporte aéreo de fomento dependiente de la Fuerza Aérea Argentina y del Ministerio de Defensa de la Nación, se proyecta hacia un futuro promisorio en cuanto a la continuidad del vital servicio que ha brindado durante 80 años a los habitantes de ciudades alejadas de los centros económicos y turísticos más importantes del sur de nuestro país, escala sostenida que se destaca entre otras que han marcado su historia, que ha ido entrelazando a lo largo del tiempo con la historia de muchas familias argentinas.

Su origen fue el deseo y la necesidad de emprender una acción comunitaria que uniese los centros de mayor densidad poblacional con los alejados pueblos de nuestro territorio, carentes de medios rápidos y regulares de comunicación, creando nuevas rutas que luego serían explotadas por empresas privadas.

El panorama nacional actual, a la espera por la reactivación total de la actividad productiva sujeta a la incierta evolución epidemiológica del COVID-19, y el paulatino regreso de los vuelos regulares domésticos, encuentran a LADE en un proceso de renovación estratégica de su estructura operativa, la puesta a punto de las aeronaves que integran su flota, y la incorporación de nuevo material aéreo con el objetivo de mantener el estándar de calidad que ha distinguido su servicio durante 80 años.

Pioneros del aire

Con la fuerte convicción de servir a la comunidad, LADE se ha convertido en un ícono de los cielos patagónicos, uniendo pueblos y ciudades, llevando a destino a miles de argentinos.

La continuidad de la tarea desarrollada LADE, que cumple un rol social fundamental garantizar la conectividad de lugares remotos de la geografía nacional, desde el límite cordillerano, hasta el litoral marítimo, coordinando sus vuelos y sus aviones entre las principales cabeceras y los destinos más alejados, se ha visto potenciada por la incesante labor del personal de la Fuerza Aérea en el contexto de pandemia que afecta al mundo. Esta situación ha puesto de relevancia necesidades del sector, como recuperar la capacidad de transporte aéreo estratégico para uso civil y militar en el país, además de contar con medios de transporte aéreo disponibles para garantizar el acceso a este servicio a ciudadanos que residen en destinos carentes de interés comercial para las aerolíneas privadas.

Esta iniciativa permitió la operación de aviones turbohélice Fokker F-27 y reactores Fokker F-28, con servicios semanales entre Comodoro Rivadavia y Puerto Argentino, interrumpiéndose la prestación del servicio aéreo a partir del año 1982 con motivo del conflicto del Atlántico Sur.*

Rutas históricas

Desde Aeroparque, con escalas en Mar del Plata, San Antonio Oeste, Puerto Madryn, Trelew, Comodoro Rivadavia, Puerto Deseado, San Julián, Santa Cruz y Río Gallegos, uniendo los centros costeros más importantes del país.

Desde Comodoro Rivadavia, cabecera más importante de la Patagonia, enlazaba los pueblos del interior Patagónico como Río Mayo, Alto Río Senguer, José de San Martín, El Maitén, El Bolsón, San Carlos de Bariloche, San Martín de los Andes, Zapala, Cutral Có y Neuquén.

LADE permitía además la conexión de las ciudades de Comodoro Rivadavia y Ushuaia, haciendo escalas en las localidades costeras de Puerto Deseado, San Julián, Santa Cruz, Río Gallegos y Río Grande y las pre-cordilleranas de Perito Moreno, Gobernador Gregores, Río Turbio y Lago Argentino, hoy El Calafate.

Con el importante impulso recibido en este último tiempo y el plan integral de mejoras en marcha, se plantean cambios sustanciales que impactarán favorablemente en la experiencia del usuario a partir de la reanudación del servicio. Esta actividad contará en principio con las rutas vigentes hasta los meses de febrero y marzo de este año. Luego se proyecta una gradual recuperación del servicio en destinos de interés en los cuales el servicio se encontraba temporalmente interrumpido. Finalmente se propone ampliar el servicio hacia nuevas rutas que se encuentren desconectadas de los centros urbanos más importantes, a los fines de seguir contribuyendo con esta actividad al desarrollo económico y social de la Nación.

COMENTÁ