Agricultura en Santa Cruz

“La tierra es mujer”

El Plan Integral para Mujeres de la Agricultura Familiar, Campesina e Indígena “En Nuestras Manos”, tiene como objetivo principal reivindicar el rol de la mujer en la agricultura santacruceña.

Integrantes del grupo de agricultoras “Mapu Zomo” de Piedra Buena.
Integrantes del grupo de agricultoras “Mapu Zomo” de Piedra Buena.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El Plan Integral para Mujeres de la Agricultura Familiar, Campesina e Indígena “En Nuestras Manos” tiene como eje principal contribuir a mejorar las condiciones de producción agregado de valor y comercialización de desarrollo rural de mujeres de la agricultura familiar campesina e indígena, al igual que de la pesca artesanal de la provincia de Santa Cruz.

Entre las doce iniciativas que fueron aprobadas durante el Segundo Comité de Evaluación y Seguimiento Territorial del Plan “En Nuestras Manos” para la Región Patagónica se encuentra “La Tierra es Mujer” del grupo “Mapu Zomo”, un grupo de Piedra Buena que nuclea a ocho mujeres de la localidad que se dedica a la producción de hortalizas para la comercialización.

Karen Saldivia y Nancy Díaz, pertenecientes al grupo “Mapu Zomo”, dialogaron con TiempoSur acerca de la labor que realizan en el campo y los beneficios que recibieron a través del Programa “En Nuestras Manos”: “Tenemos un grupo que se llama “Mapu Zomo”, que fue beneficiado con el Plan “En Nuestras Manos”. El proyecto surge a raíz del RENAF, que es el Registro Nacional de Agricultura Familiar. Las productoras somos 8: Soledad Azocar, mi mamá Nancy Díaz, María Stout, Susana Gelves, Margarita Navarrete, Daniela Vargas, Odila Reales, y yo, Karen Saldivia. Somos las productoras que hicimos todo esto del proyecto para construir el invernáculo. Todo eso fue en pandemia, estaba todo cerrado, tuvimos que hacer un montón de cosas, como averiguar precios por internet y empezamos a través del Área de la Mujer del municipio”, explicó Karen Saldivia.

 

Mujeres productoras

El grupo de mujeres agrícolas llamado “Mapu Zomo” se dedica a la producción de hortalizas para la comercialización, así como también a la producción de “árboles frutales, ajo, manzanas, ciruelas, membrillo, damasco, pera, lechuga, tomate, durazno japonés, almendras, frambuesa y papas”, entre otras cosas.

El proyecto “La Tierra es Mujer” surge como una forma de poder perdurar los cultivos en el invierno por medio de un invernáculo que permite la conservación de los mismos: “La idea de nosotras es hacer feria y poder ir a vender a los mercados; tener nuestra ganancia y poder seguir invirtiendo”, explicó Karen.

 

Mujer de campo

Nancy Díaz, una de las integrantes del grupo “Mapu Zomo”, explicó que ella es una mujer que se crió en el campo: “Fue un poco complicado, pero a mí me gusta y cuando a vos te gusta algo no hay nada que te eche para atrás. Lo que sí me decía la gente que no tiene mucha experiencia en la zona de chacra era “¿cómo no te aburrís?, ¿tu marido no tiene nada que hacer?”, y yo le decía que vaya dos o tres días para que vea lo que es, no le van a quedar ganas de volver. La gente no sabe lo que es zona de chacras y no sabe lo que uno trabaja. Todos los chacareros trabajamos a la par”, añadió Nancy.

El grupo está compuesto por 8 mujeres pero, sin embargo, “hay más mujeres que ponen el lomo trabajando por distintos motivos”, agregó Nancy.

 

“Mapu Zomo”, a través del proyecto “En Nuestras Manos”, fue beneficiado con “estructuras de invernáculos, un motocultivador, bombas eléctricas y máquinas para envasar al vacío. Cada chacarero tiene distintos proyectos”, añadió Nancy, y recomendó a aquellos jóvenes que quieran dedicarse a la agricultura que “lo hagan. Yo tengo 62 años y mi marido tiene 74. Es lógico que los jóvenes tengan un poco de miedo. Es una formación, si se caen que se levanten; con el tiempo van a cosechar el fruto de su esfuerzo”, concluyó.

COMENTÁ