Cambio cultural

La pirotecnia en segundo plano

Es indudable que, en los últimos años, tras la regulación entorno a la venta de productos de alto impacto sonoro, los comerciantes del rubro de la pirotecnia han tenido que reinventarse.  No obstante, también hay modificaciones en el hábito de consumo que han derivado en una menor demanda. Cómo son los controles en Río Gallegos.

Foto ilustrativa
Foto ilustrativa
COMPARTÍ ESTA NOTA

Hace algunos días, en víspera de las celebraciones de fin de año, TiempoFm contó con la palabra de Guillermo Cantatore, secretario General del Sindicato Único de Empleados de la Industria de la Pirotecnia y Afines (SUEIPA), quien se refirió al momento de cambio que vive el rubro y aseguró que “más que hacer una reinvención, estamos sacando algunos productos de los que principalmente teníamos quejas, los de alto impacto sonoro, de estruendo. Entendemos también que es un cambio cultural, nosotros lo tomamos como que la actividad tenía que hacer una evolución y hemos logrado reinventarnos”.

En nuestra ciudad, ya en noviembre del 2016, el municipio comenzó a aplicar la ordenanza Nº 8.486 que prohíbe “la venta y uso de pirotecnia denominada petardos de alto impacto sonoro, rompe portones, bombas de estruendo, y demás afines y/o similares”, medida celebrada por familias con integrantes que padecen TEA y las proteccionistas de animales. La ordenanza estipula que los locales deberán contar con el correspondiente certificado especial de bomberos para la venta de pirotecnia, contemplada por la legislación vigente, además el local deberá superar los 30 mts2 exigidos, tener compartimentos separados y exclusivos para el material, y justificar debidamente la procedencia de la compra. También define que queda exceptuada la pirotecnia menor o lumínica, tal como fuegos artificiales para grandes espectáculos, así como también los elementos llamados inofensivos, sin mecha que estallan por fricción o impacto. Toda mercadería que sea transportada o vendida sin cumplir estas normas, es decomisada y destruida, más allá de aplicarse las multas y clausura, según lo confirmó a TiempoSur, José Peñalba, Jefe del área de inspectores dependiente de la secretaria de comercio municipal.

El cambio en los hábitos de consumos de los riogallegenses entorno al rubro también han modificado la estructura comercial de la ciudad. Cuando hace años atrás existían decenas de locales dedicados a la venta exclusiva de pirotecnia, además de los kioscos o almacenes que anexaban el rubro para esta fecha, en la actualidad solo existen 4 comercios dedicados a la venta de fuegos artificiales de bajo impacto. Peñalba remarcó que en la actualidad se extiende una “habilitación temporaria por el lapso de 30 días”, teniendo en cuenta además que todos los productos inscriptos en las categorías encuadradas deberán adherir de acuerdo a la Disposición Nº077/05 de la Agencia Nacional de Materiales Controlados “ANMaC”. 

El responsable del área de control, manifestó que habitualmente el comerciante habilitado cumple con la normativa, aunque existe un mercado de venta on-line que al momento se hace difícil de combatir.  En este sentido, llamó a la responsabilidad de los usuarios.

 

Recomendaciones: 

. Compre en lugares habilitados

. El responsable de encenderlos siempre debe ser un adulto

. Nunca encenderlos mientras se sostiene con la mano. Únicamente hacerlo después de apoyarlos en el suelo, en superficies planas y lisas. Las estrellitas y bengalitas se pueden encender en la mano, pero siempre bajo la vigilancia y encendido por un adulto

. Nunca coloque la cara, o cualquier otra parte del cuerpo, sobre el producto encendido

. Encenderlos de uno por vez, por la mecha debida y dándose el tiempo de alejarse a una distancia segura

. Lo ideal es usar algún implemento que le permita tener la llama de encendido alejada de su mano, como los encendedores de hornallas

. No use para el encendido papeles o resistencias como las que se usan para calentar el agua de los termos.

. Nunca apunte o lance fuegos artificiales a otra persona.

COMENTÁ