Desidia y vandalismo

La lamentable pérdida de los recursos del Estado

La sede de la Junta Vecinal “Valentín Feilberg” del barrio 499 es el fiel reflejo de la falta de evaluación por parte del Estado a la hora de destinar fondos a la ejecución de obras. A solo 1 año de su inauguración se encuentra literalmente destrozada. Nunca cumplió su finalidad, los vecinos poco se hicieron cargo y el Estado no reacciona.

Situación actual del lugar
Situación actual del lugar
COMPARTÍ ESTA NOTA

En octubre del 2018, tras una jornada de limpieza en los Barrios 366 y 499, por entonces organizada por el Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda (IDUV) en conjunto con las juntas vecinales, su por entonces presidente, el actual intendente Pablo Grasso, anunció la construcción de la sede de la junta vecinal para el barrio. El proyecto fue entregado al entonces titular de la junta vecinal, Claudio Cadiz, quien por entonces reconoció que la obra nació “por pedido de nosotros para empezar a trabajar con la juventud y los adultos, para hacer más contención en lo social. Es cierto que hasta ese momento la junta vecinal mostraba una gran agenda de actividades, las cuales se realizaban al aire libre o en el mejor de los casos en le Gimnasio Municipal 17 de Octubre, cuando se podía.

El tiempo avanzó, y a pesar del cambio de autoridades la obra continua, aunque fue entregada recién el 19 de diciembre del 2020, por supuesto con presencia del nuevo intendente municipal, autoridades provinciales y comunales. Vale la pena mencionar que la sede fue entregada a nuevas autoridades de juntas vecinales, ya que Cadiz, por entonces ya formaba parte de la actual gestión municipal, justamente en el Departamento de Juntas Vecinales, dependiente del área de Participación Ciudadana, nexo entre municipio y barrios.

Si bien la entrega generaba grandes expectativas, lo cierto que es desde la comisión directiva de la junta vecinal no lograron tomar la posta y avanzar en la utilización del edificio, el cual hoy se observa abandonado, vandalizado y destruido casi por completo.

La realidad de este último tiempo marca que, si bien desde a junta vecinal han expuesto la preocupación por los hechos de vandalismo que se viven, e incluso en diálogo con nuestro medio en varias oportunidades han manifestado la necesidad de mejorar los aspectos relacionados a la seguridad en el sector, nada ha mejorado y el edificio empeoras en sus condiciones a diario. La pregunta que surge es qué debe suceder con un edificio que fue construido con fondos públicos y no ha cumplido con los propósitos cumplidos. Desde el IDUV no ha habido respuesta aun a las consultas realizadas por TiempoSur respecto a las condiciones de la infraestructura y la posibilidad de hacer uso por parte del instituto para otro tipo de fin. Por otro lado, el actual titular de Participación Ciudadana Municipal, Alejandro Aybar, habló con TiempoSur donde se manifestó al tanto de la situación de la sede y en contacto directo con las autoridades de la junta vecinal. “Estuvimos haciendo un recorrida, es una pena, conocido con los chicos de la junta vecinal que el vandalismo ha superado la situación. La verdad que no ha resultado la seguridad en esa zona”, remarcó el funcionario.

“En este comienzo de año nos reuniremos con el intendente para conocer cuál será la visión a futuro que tiene para esta sede. Es un espacio que se hizo con fondos públicos y que los vecinos no sepan valorar como espacio propio apena un montón. Vamos a trabajar sobre esta sede y ojalá pueda tener un buen destino”.

 

COMENTÁ