Esquel

La Cámara hizo lugar parcialmente a un recurso

La misma fue en el marco de una causa por daño vehicular y heridas graves. 

La Cámara hizo lugar parcialmente a un recurso
La Cámara hizo lugar parcialmente a un recurso
COMPARTÍ ESTA NOTA

Conformada por los Jueces Carina Estefanía, Leonardo Pitcovsky y Flavia Trincheri, la Cámara Penal atendió un recurso del defensor de Diego Urrutia, Horacio Hernández.

La sentencia habilitó la feria especial para hacer lugar parcialmente al recurso, confirmó la declaración de responsabilidad por daño del vehículo de la víctima, en tanto que lo absolvió del delito de lesiones graves, por entender que actuó en ejercicio de su legítima defensa. La Oficina Judicial deberá fijar audiencia para discutir la pena acorde a lo sentenciado.

El defensor de Urrutia había cuestionado también la declaración de responsabilidad por el delito de daño. El hecho ocurrió el 8 de octubre de 2017 cerca de las 2.40 de la madrugada. 

Frente de la vivienda de la víctima estaba estacionado el vehículo de su propiedad. Allí fue dañado. Tiempo después el dueño del rodado salió de su casa para increpar a los autores del daño, Urrutia y González. 

A raíz de ese enfrentamiento, quién resultó con lesiones de mayor consideración fue el dueño del auto dañado, la persona que el fiscal Fidel González identificó como víctima del hecho, así como lo hicieron también los integrantes del tribunal de juicio.

Al revisar la sentencia de primera instancia, la Cámara entendió que el único aspecto de los hechos que no quedó acreditado con la certeza que le asignó el Tribunal es que haya sido una pelea aceptada por todos los integrantes, cuando se demostró que fue la víctima quien se dirigió al domicilió de  González, tal cual él lo ha reconocido, sin interesar el lugar exacto en el que se termina desarrollando la reyerta. 

Estefanía indicó que "quedó demostrado que el imputado actuó amparado en la causal de justificación esgrimida –defectuosamente - por la defensa técnica y por el propio imputado al ejercer su defensa material (art. 34 inc. 6 del CP)".

En la reconstrucción de la secuencia, la primera votante sostuvo que la víctima "atacó a los imputados con la botella que llevaba en sus manos que rompió en la cabeza de Urrutia provocándole las lesiones constatadas y dejando los restos de vidrio en el lugar de los hechos. Fue entonces cuando Urrutia le asestó la puñalada." 

El análisis continúa refiriéndose a que instantes previos se escucharon disparos de armas de fuego provenientes de inmediaciones del lugar del hecho. En el domicilio del a víctima se secuestró un arma tipo tumbera apta para efectuar disparos. El caño presentaba vestigios de haber realizado disparos y se incautaron tres vainas servidas. Tres disparos pudieron provenir de ahí. La hermana de González estaba lesionada y según su relato, esa noche escuchó ruidos y vio a su vecino junto a Urrutia queriendo largar tiros a la casa. Dijo la joven que en ese momento sintió dos tiros en la espalda y se desmayó.

Al momento de la pelea entre el dueño del auto, Aldauc, y los imputados, el primero llevaba una botella. "Es evidente que las otras dos personas intentarían defenderse y en ese contexto  era de esperar que Urrutia luego de haber sido  golpeado y lastimado en su cabeza con la botella, repeliera  la agresión con los medios que tuviese a su alcance. Cabe recordar que  Cristian Aldauc dijo “el muchacho se defendió” al relatar el momento en que fue lesionado", indicó Estefanía.

Por su parte, Pitcovski cita la declaración de la víctima indicando que fue "hasta la casa de González por la bronca que tenía porque le habían roto el auto, a tirar un par de manos, un par de piñas –subrayó-, para pegarle a González y al muchacho, pero el muchacho se defendió y lo cortó". Hay testigos que lo vieron portando una botella y además se demostró en el debate que fue él al encuentro de González y Urrutia con claras intenciones de pelear. Que le hubieran dañado el coche dos horas antes no resultaba ser atendible como provocación suficiente para que a las dos horas los agrediera.

La juez Flavia Trincheri señala que es cierto que "los protagonistas de los hechos no quisieron denunciar ni el daño al rodado, ni las amenazas recíprocas y aludieron a sus propios códigos para arreglar las cosas. Sin perjuicio de ello, la prueba no acredita que la pelea tal  como se dio, hubiera estado acordada…". Trincheri  aceptó que la última lesión puso en riesgo la vida de Aldauc, pero fue un medio razonable empleado para repeler la agresión que Urrutia sufrió a manos de éste en primer lugar. "

Los tres actores resultaron lesionados y sin perjuicio que fuera Aldauc quien llevara la peor parte; fue él quien agredió sin razón en primer lugar y Urrutia quien repelió legítimamente su acometimiento, por lo que debe revocarse la condena de Lesiones Graves que pesa Diego Marcelo Urrutia, disponer su ABSOLUCION", concluyó la magistrada.

 

 

COMENTÁ