Tiempo FM

Juicio al cura Parma. "Estamos obligados a hacernos cargo y colaborar con estas investigaciones"

Fueron las palabras del Obispo Jorge García Cuerva en diálogo con Tiempo FM, en el día de inicio del primer juicio contra un cura abusador en Santa Cruz. "La Iglesia está en crisis por el tema de los abusos", aseguró y celebró la reforma en el derecho canónico para castigar abusos contra menores y adultos.

Obispo Jorge García Cuerva.
Obispo Jorge García Cuerva.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El inicio del juicio que sienta en el banquillo a Nicolás Parma, denunciado por abuso en 2016, abre nuevamente el debate sobre una señalada iglesia católica, acusada de muchas veces mirar para otro lado e incluso favorecer para el encubrimiento de curas acusados de abuso. Un día histórico por tratarse del primer juicio contra un cura abusador en Santa Cruz.

En este contexto, Tiempo FM dialogó con el Obispo Jorge García Cuerva quien resaltó la necesidad de llegar a la verdad y encontrar en esta sentencia algo de reparación, y señaló que la sentencia canónica resuelta en 2019 decidió la expulsión de Parma, al igual que la de otros integrantes de la congregación “Hijos de Jesús San Juan Bautista”, a la cual pertenecía el cura que se encuentra siendo juzgado desde ayer. Incluso, como hemos mencionado en las últimas ediciones, este año, el fundador de la congregación, Agustín Rosa Torino, fue condenado a doce años de cárcel por abusar de múltiples personas.

García Cuerva señaló que “el Papa Francisco se hizo cargo de este tema y ha declarado que la Iglesia está en crisis por el tema de los abusos”. En este sentido, recordó que el Papa Francisco ha reformado el Libro VI del Código de Derecho Canónico sobre las sanciones penales en la Iglesia Católica y ha establecido que los abusos a menores son delitos contra la dignidad de las personas. Según el propio sumo pontífice se ha mejorado “desde el punto de vista técnico, especialmente en lo que se refiere a aspectos fundamentales del derecho penal, como el derecho de defensa, la prescripción de la acción penal, una determinación más precisa de las penas”.

Vale remarcar que a pesar de las expresiones y los nuevos aires que se viven en el Vaticano en torno a estos delitos, lo cierto es que en la actualidad la iglesia católica aún convive con estas situaciones e incluso parte de la sociedad aún la señala como encubridora. En este caso el Obispo dijo no desconocer sobre antiguas prácticas que han ubicado a la institución bajo esa mirada de la sociedad, lo que criticó al remarcar: “Estamos obligados a hacernos cargo y colaborar con estas investigaciones. Pienso en el dolor que le han causado a las familias y la Iglesia debe hacerse cargo” y manifestó: "Vamos a luchar para que esto no siga ocurriendo y que pronto lleguemos a la verdad”.

COMENTÁ