Salud

Aclararon que hace dos años no es obligatoria la cremación de fallecidos por Covid

Tras el tratamiento del Proyecto de Ordenanza del concejal Pedro Muñoz sobre quitar la obligatoriedad de cremar a los fallecidos por Covid-19, muchas fueron las opiniones al respecto.

COMPARTÍ ESTA NOTA

En el año cúspide de la pandemia, se impuso la obligatoriedad de cremar a los cuerpos de las personas fallecidas por Covid-19 para evitar la propagación del virus. Sin embargo, el Ministerio de Salud de la Nación implementó un nuevo protocolo a través del cual se permitieron los sepelios de los difuntos por coronavirus.

 

A pesar de esto, en la ciudad de Río Gallegos continuó en tratamiento el Proyecto de Ordenanza elaborado en el año 2021 por parte del concejal Pedro Muñoz, el cual dicta quitar la obligatoriedad de cremar los cuerpos de los fallecidos por Covid- 19.

Ante la situación, las opiniones al respecto variaron y –desde el punto de vista profesional- señalaron que ya existía un protocolo preimpuesto por parte del Ministerio de la Nación el cual deja obsoleto el anterior.

Desde la secretaría de Salud del Municipio aseguraron que desde hace ya dos años –en el mes de octubre del 2020- se elevó un protocolo al intendente de Río Gallegos, Pablo Grasso, acerca del manejo de cadáveres y aseguraron que en el único momento en el que los fallecidos por Covid-19 fueron cremados fue cuando aún no existía un protocolo nacional establecido ante la contingencia mundial.

Según explican, el protocolo nacional para el manejo de los cuerpos de los fallecidos por Covid-19 fue implementado en la ciudad de Río Gallegos en el mes de noviembre del año 2020, el cual fue trabajado desde la Secretaría de Salud del Municipio y elevado a la secretaria de Gobierno  se puso en vigencia el mismo, el cual dicta que las familias deberán disponer del destino del cuerpo del fallecido.

Por su parte, el obispo Jorge García Cuerva señaló que “el 17 de octubre del año 2020 nosotros habíamos presentado al diputado por el pueblo Eloy Echazú –a través del intendente Pablo Grasso- el pedido para que se cumplieran los protocolos nacionales e internacionales que decían que el único destino del cadáver –en el caso de que fuera un muerto por covid 19- no era la cremación. Es decir que, aún en plena pandemia, no era obligatoria la cremación. Esto lo decía el protocolo del Ministerio de Salud de la Nación, el protocolo de la Organización Mundial de la Salud y el protocolo del  Equipo Forense de la República Argentina, por lo cual lo que nosotros reclamamos en ese momento fue que se cumpliesen con los protocolos nacionales e internacionales dado que acá –en Río Gallegos- se estaba cumpliendo con esa práctica que era, por un lado, el no poder despedir al ser querido en un tiempo lógico y razonable e inclusive se metían las ambulancias con los ataúdes de Covid por otra puerta (cuando los protocolos nacionales hablan de que no puede haber ningún tipo de acto discriminatorio del fallecido por Covid y el fallecido por otras causas) y las cremaciones”, explicó.

 

Al referirse a la prohibición –en ese entonces- de la realización de sepelios y cómo esto repercutía en los familiares del difunto, García Cueva expresó que esa fue “la razón primera por la que comenzamos el pedido, ya que por un lado no se debería disponer del cadáver del fallecido sin la voluntad de la familia y nosotros tenemos muchas familias que son de otras partes del país o de otros países y no tienen la costumbre de la cremación, por lo cual hay que decirle a la gente que esa no es la única opción. Muchas veces sucede porque no se les informa y, del mismo modo, hoy los velorios son más cortos y no se permite el velorio a cajón abierto. Son disposiciones arbitrarias que no están cumpliendo con los protocolos. A la muerte hay que transitarla y dejar que los seres queridos se despidan y si quieren hacer un velorio de varias horas lo puedan hacer a cajón abierto. El otro día acompañé a una familia angustiadísima a quienes apenas les permitieron abrir el cajón  tan sólo unos minutos antes de cerrarlo”, finalizó el obispó.                                                                                                                                                                                              

COMENTÁ