Sorpresivo

El regreso de Pony: marca clave para el desarrollo cultural callejero en nuestro país

Durante el 2010, Pony plasmó la idea del ‘streetwear’ mucho antes que se ponga de moda. Hoy, la marca apuesta por volver a ser lo que fue.

Regresa Pony.
Regresa Pony.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En la década del 2010, mediante varias campañas y un fuerte desarrollo comercial acompañado por una gran inversión, Pony logró competir con los gigantes y plasmó la idea del ‘streetwear’ mucho antes que se ponga de moda. El skate, las calles, el deporte y la moda supieron combinarse para este triunfo que lamentablemente duró poco por distintas circunstancias. Hoy, la marca apuesta por volver a ser lo que fue.

Más allá de la creciente crisis que atraviesa la industria del calzado a nivel nacional, esto se presenta como una oportunidad para algunos inversionistas de volver a poner en la cima a marcas que tal vez quedaron a un costado del panorama, durante un largo tiempo. Por dicha situación hay dos marcas que supieron hacerse cargo de esa posta: Avia y Pony. En este último es el que más resuena en los portales, ya que Pony cuenta con una etapa de triunfos y victorias constantes dentro del país. Su comercialización bajó en los últimos años, haciendo que su producción disminuyera hasta casi desaparecer. Por la última inversión, esta misma se levantó hasta rondar cerca de los 200.000 pares por año. La fábrica está ubicada, como siempre, en Las Flores, provincia de Buenos Aires. Al mismo tiempo, existirá un plan de negocios conjugado con varias instituciones internacionales, para importar un porcentaje de esa producción.

Asimismo, esta reestructuración de Pony viene con un cambio de identidad de marca que se relaciona mejor con las tendencias del momento. El streetwear tendrá un espacio de vital importancia en esta nueva predisposición. También hay otras dos decisiones que destacan y moldean esta nueva cara que se quiere impregnar en los productos. La producción será distinta a las Pony que se ofrecen en otros países, haciendo diversas remodelaciones en las instalaciones argentinas, que estarán distribuidas en Córdoba, Buenos Aires y Mendoza principalmente. Y en segundo lugar, el modernismo que tendrán estos productos tienen como tentativa, apostar por su comercialización en su próxima tienda online propia de la marca que ya está produciéndose por el equipo de marketing y programación.

Ahora solo queda esperar y ver si Pony puede relanzar y volver a obtener ese grado de popularidad que alguna vez tuvo. Sin embargo, no basta con mirar al pasado, para volver a ser grande, bastarán modificaciones e ideas renovadoras. Las ganas están, el capital también. Dependerá de lo que pida la calle y de los esfuerzos de los distintos departamentos que vuelven a formar esta gran empresa.

Lo cierto es que todo está dado para que vuelva a triunfar en tierras argentinas, ya que su nuevo producto ofrece dos cuestiones básicas que parecen delimitarse con el cliente local: buen precio y streetwear. La realidad marca que estas nuevas tendencias están en su mayoría dolarizadas para el público, lo cual impide su comercialización popular. Pony puede combatir ese paradigma y cambiarlo para siempre.

COMENTÁ