Educación en pandemia

El agua para las escuelas y por qué el Secundario no inicia la presencialidad plena en Santa Cruz

Con uso racional del agua no deberían existir problemas en la provisión del vital elemento. El mobiliario que adquiriría la provincia para el nivel Secundario.

El nivel Secundario aguarda la presencialidad plena.
El nivel Secundario aguarda la presencialidad plena.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El viernes el Gobierno provincial, a través de SPSE, anunció que desde hoy comenzarán a realizar la  limpieza en la Planta Potabilizadora, lo que implicará que durante 15 días haya baja presión de agua entre las 9:00 y las 21:00. Así, por el lapso de poco más de dos semanas, la empresa estatal estará trabajando y el servicio de agua se verá reducido en un 50% durante el horario de trabajo. (A fin de brindar el servicio a los vecinos, dispondrán de diferentes puntos de repartición de agua potable. Ver más abajo).

Es decir, que no habrá corte de agua, sino una reducción en el caudal que repercutirá en la presión en los domicilios.

La fecha coincide con el inicio de presencialidad plena del nivel Primario e Inicial en Santa Cruz, por lo que la pregunta es si en plena pandemia los establecimientos podrán satisfacer la demanda de agua.

El detalle no menor, es que la reducción del 50% en la presión no debería afectar a la provisión de agua, siempre y cuando exista un uso racional.  

En las instituciones educativas habrá un ahorro de agua, pero luego de las 21:00 el servicio se normalizará, los tanques se cargarán y habrá agua normalmente para el día siguiente.

Secundaria

A pesar de que la provincia entera se encuentra en zona verde, con baja cantidad de casos, contagios e internaciones, las clases presenciales plenas no iniciarán en el nivel Secundario en Santa Cruz.

Esto sucede porque el Gobierno provincial aguarda que los menores de 18 años inicien el proceso de vacunación. De hecho ayer anunciaron la apertura del turnero on line para la aplicación de primeras dosis de la vacuna Pfizer a adolescentes de 17 años sin restricciones.

Otro punto, es que muchos colegios secundarios cuentan con bancos dobles para los alumnos, lo que complica la distancia social, sea de 2 metros, 1,5 o 90 centímetros. Por eso están adquiriendo mobiliario adecuado (bancos individuales) para poder cumplir con el protocolo, las famosas burbujas.

La presencialidad debería haberse iniciado en todos los niveles hace tiempo, en donde podríamos haber tenido suspensiones cada 15 o 20 días como sucedió en otros lugares del país”, opinó el Dr. Juan Acuña Kunz.

El médico rescató que está demostrado que en la faz educativa el contagio es menor al 1%. “Si bien hay contagios, éstos fueron en muy baja proporción”, acentuó.

El profesional recomendó que en cada aula de cada establecimiento educativo debería contar con un sensor de dióxido de carbono.

“Es algo que tiene muy bajo costo y funciona automáticamente con el disparo de una alarma, que indica que hay que abrir las ventanas. Es un método barato que se utiliza mucho y no sé porque acá no se utiliza”, planteó.

La tercera ola todavía no llegó a nuestro país. Un argumento destacado por expertos, e incluso integrantes de profesionales que asesoran al Presidente de la Nación, señalan que la presencia de otras variantes que aun predominan, como la Manaos y Andina, producen un “efecto colchón” contra la variante Delta que está dominando los contagios en todo el mundo.

No hay que confiarse porque la carga viral de la variante Delta es 1.200 veces superior que las otras, altamente contagiosa y va a desplazar a las demás variantes”, recomendó y sostuvo que si “tenemos la suerte de tener ese efecto colchón que amortigua a la Delta, ojalá así sea para que no avance”.

 “Por ahora la curva epidemiológica bajó de forma abrupta en todo el país. En Caleta tuvimos cero casos con 279 testeos realizados, por lo que para mí deberíamos reingresar a la normalidad”, destacó.

Daniel Pryluka, jefe de Infectología del Sanatorio Otamendi, señaló que si bien la Argentina puede prepararse gracias a que las olas de Coronavirus suelen llegar después que en el hemisferio norte, aclaró que “no siempre se repiten las mismas situaciones” en ambas partes.

En diálogo con TN, el especialista indicó que “Delta hasta ahora no generó una explosión de casos en Latinoamérica como sí lo hizo en Inglaterra, Israel y Estados Unidos”, precisó Pryluka y evaluó que como la Argentina está “ante una buena época del año, con una buena cantidad de personas vacunadas, si se mantienen las medidas básicas de protección, como los barbijos y el distanciamiento, tal vez se puede evitar una nueva ola o que si la tenemos no sea tan grave”.

Los países que tuvieron brotes importantes fueron los que levantaron demasiado todas las medidas de cuidado, pero con altas tasas de vacunación no fue una catástrofe sanitaria, porque los picos que hubo no tuvieron un gran impacto en internaciones y mortalidad”, explicó el médico infectólogo.

Por eso, opinó que en la Argentina “no tenemos que apurarnos nada en aflojar las medidas de protección”. Si bien evaluó que “la variante Delta va a circular, no se sabe si va a ser dominante”, por lo que es importante mantener los cuidados.

“Fue importante este tiempo que se ganó. Si conseguimos en septiembre vacunar al 70% de la población total con dos dosis estaríamos más tranquilos”, anticipó.

Agua

Puntos de repartición de agua potable:

- Planta Potabilizadora (Parque Industrial 1100)

-Cuartel de Bomberos 24 barrio San Benito (Calle 32, entre 13 y 17)

-Barrio Ayres Argentinos (Circunvalación y calle 22)

-Barrio 499 (Copa de agua, avenida 17 de Octubre)

-Autovía y Lisandro de la Torre (Cartel de Río Gallegos)

-Barrio El Faro (final del asfalto en Almirante Brown)

COMENTÁ