Sorpresivo

Dólar “cara chica”: cuáles son y qué hacer con ellos

Se trata de los billetes de 100 dólares, impresos hasta el año 1996.  

Dolar.
Dolar.
COMPARTÍ ESTA NOTA

 

Los billetes de 100 dólares impresos hasta el año 1996 quedaron en el centro de la tormenta, cuando los clientes de bancos empezaron a rechazarlos con la idea de que eran falsificaciones. Motivo que llevó incluso a que se pagara por ellos montos menores.

Se trata de los papeles que tienen impresos en su centro el rostro de Benjamin Franklin, pequeño y en el interior de un óvalo. A partir de estos cambios, en la jerga se los empezó a conocer como “cara chica” y surgieron los inconvenientes.

Tal es el impacto de esta diferencia en el valor de los billetes, que en algunas operaciones, como las inmobiliarias,  una de las partes rechace los cara chica.

A pesar de que esta actitud se repite, no tiene fundamente. Los billetes impresos antes del año 1996 sirven y permanecen en circulación. Así todo, al no contar con las normas de seguridad modernas, la presencia de los cara chica podría ser rechazada en un futuro.

De cualquier manera, la propia Reserva Federal de los Estados Unidos, dejó en claro que estos billetes se pueden utilizar.“Se advierte a los consumidores de todo el mundo que no es necesario cambiar los billetes de 100 dólares del diseño anterior por los nuevos. Es la política del Gobierno de los EE.UU. que todos los diseños de la moneda de los EE.UU. sigan siendo moneda de curso legal, independientemente del momento de su emisión”, anunció la Fed en 2013, con la última renovación.

Ahora bien, en el caso de tener estos billetes una de las opciones es depositarlos en el banco a través de una cuenta de ahorro en dólares. En principio, los bancos tienen la obligación de aceptar cualquier tipo de billete en circulación.

Por otro lado, y ante la posibilidad de cambiarlos en el mercado negro, se desaconseja seguir ese camino. Desde ya, porque se trata de un mercado paralelo, pero también porque puede implicar recibir un valor menor por cada billete.

COMENTÁ