Conmoción

Debió sacrificar a su perro tras llevarlo a la peluquería canina y lanzó una campaña de concientización

El cachorro sufrió un golpe de calor. Su dueña reclamó una regulación de la actividad.

Cachorro.
Cachorro.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Harry, un cachorrito de nueve meses de raza cockerpoo, debió ser sacrificado tras sufrir un colapso en una peluquería canina en la que lo sometieron a una cabina de secado.

Ocurrió en la ciudad escocesa de Kilmarnock y la dueña de la mascota lanzó una campaña de concientización para alertar sobre el peligro de esa negligencia.

Según Pamela Rodgers, llevó a Harry a un prestigioso salón de belleza canino. Allí el perro sufrió un golpe de calor tras permanecer encerrado en una secadora caliente por 30 minutos.

A raíz de ello, el cachorro tuvo que ser llevado a un veterinario en Glasgow, donde dos días después tuvo que ser sacrificado por una intususcepción intestinal, un trastorno en el que parte del intestino se pliega dentro de sí mismo.

Si bien esa condición no fue directamente causada por su permanencia en la cabina de secado o el trato de los peluqueros, el golpe de calor generó complicaciones que alteraron su coagulación sanguínea, informó RT.

"Íbamos a operarlo para salvarlo", pero no se pudo continuar porque "su sangre no se coagulaba, por lo que no pudieron abrirlo; simplemente se habría desangrado sobre la mesa", explicó Rodgers.

A través de su campaña en Change.org, la dueña de Harry busca que el gobierno escocés regularice la industria del cuidado de mascotas y la labor de los peluqueros caninos porque no existen reglas que los obliguen a "informar sobre cómo acicalarán a su animal o el equipo que utilizarán, y ni siquiera están obligados a informarle si han herido o matado a un animal durante el proceso".

Además, reclama que las autoridades a que estos profesionales pongan al tanto a sus clientes de los peligros derivados del uso inapropiado de sus equipos.

COMENTÁ