Río Gallegos

Clases sin transporte, mala ecuación 

Decenas de familias manifiestan su preocupación en torno al inicio del ciclo lectivo sin transporte público de colectivos. Algunas familias se organizan para pagar un “uber”, pero muchas optan por no enviar a los chicos a la escuela. Siempre pierden los pibes.

Ilustrativa
Ilustrativa
COMPARTÍ ESTA NOTA

Durante meses, los vecinos usuarios del transporte urbano de colectivos esperaron el inicio de los recorridos por parte de la nueva empresa contratada por el municipio, City Bus. Grandes son las expectativas generadas a raíz de lo que fuera el anuncio de la llegada de un servicio “como nunca antes”, como en varias ocasiones ha mencionado el Intendente Pablo Grasso, pero en el día de ayer TiempoSur adelantó, en voz de Ariel Ledesma, presidente de la empresa, que la llegada del servicio tardará varios días más, aunque aún sin fecha definida, o al menos conocidas.

Con 20 unidades cero kilómetros, para brindar el servicio de transporte público urbano en Río Gallegos, la empresa City Bus se encuentra a la espera del arribo de los equipos para trabajar con la tarjeta SUBE. “Se complicó el inicio, pero es cuestión de días para que se solucione esa situación”, indicó, al dar cuenta que la semana pasada se reunieron con autoridades del Municipio local y “vamos a esperar unos días más” con la idea que “en marzo vamos a iniciar las actividades”, declaró a nuestro medio.

El anuncio, rápidamente, generó repercusión en los grupos auto convocados por el transporte y una gran cantidad de vecinos que dependen del servicio, sobre todo ante el inicio de las actividades escolares de los niños, niñas y adolescentes, que se realizará desde el día de hoy.

El miércoles empiezan las clases. Qué vamos a hacer”, fue uno de los mensajes más repetidos en los grupos de WhatsApp creados por los vecinos y dedicados a la información del servicio de colectivos. Sin dudas la preocupación es grande en la totalidad de las familias afectadas, pero mayor en las de escasos recursos que no tienen demasiadas alternativas, por lo que muchas veces, optan por no enviar a sus hijos a las escuelas. Son muy pocos los jóvenes del sector que acuden al núcleo educativo del San Benito, el cual ara algunos barrios también se encuentra a una gran distancia, hasta 40 cuadras. La gran mayoría acuden a escuelas que se encuentran en distintos barrios de Río Gallegos, por lo que el servicio se vuelve indispensable. Según comentó a TiempoSur, Daniela Ledesma, una de las vecinas que ha llevado adelante los reclamos por el buen funcionamiento del servicio, las familias han comenzado a mostrar preocupación en las redes sociales. “Tratan de pagar uber, que desde el San Benito esta unos 500 pesos, pero si tenés que viajar desde el Ayres Argentinos o Bicentenario 4, son 800 pesos que nadie tiene para gastar todos los días en un transporte.  

Por otro lado, vecinos del barrio Bicentenario (en todos sus sectores) han comenzado a organizarse para acudir al pedido de audiencia con el municipio y los concejales de Río Gallegos.

COMENTÁ