Consejo Agrario

Capacitarse en esquila y manejo sustentable del guanaco

A pedido del INTA y la Sociedad Rural de Puerto Deseado se sigue desarrollando el encierre de la especie, en busca de darle un aprovechamiento a la lana y la carne con gran población silvestre en la provincia.

Encierre de guanacos en Puerto Deseado.
Encierre de guanacos en Puerto Deseado.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La directora de Fauna del Consejo Agrario Provincial, Amanda Manero, dio cuenta que desde el 2018 llevan adelante trabajos de arreo, encierre y esquila del guanaco.

"En Puerto Deseado, el INTA y la Sociedad Rural dijeron que teníamos muchos, pidieron permiso al Consejo Agrario para un plan de manejo y así lo hicieron", explicó al señalar que tienen que "enseñarle a la gente a arrearlo y demás".

Por esto, se convocó a personas que quisieran capacitarse en encierres con motos y a personas que realizaban este tipo de trabajo, como Eric Agustín, un productor de Gobernador Gregores, quien es uno de los más hábiles para llevar adelante el encierre de los ejemplares.

"Él fue quien brindó esa capacitación. Se trajeron a dos personas que trabajan en esquilas de camélidos y ovejas", precisó Manero respecto a que les han enseñado a hacer esquila y desde el Consejo Agrario los capacitaron en cuanto a las normativas para los planes de manejo sustentable.

Para la Directora de Fauna "Santa Cruz tiene la suerte de tener una cantidad importante de guanacos". "Nosotros lo vemos como una suerte y oportunidad", expuso al indicar que "la distribución, antes de la llegada del hombre blanco, era muy amplia" siendo que "desde el Ecuador hasta Tierra del Fuego, el mayor herbívoro era el guanaco".

"La población de guanaco empezó a mermar tanto que hace no muchos años atrás, debió empezar a protegerse", advirtió Manero, al dar cuenta que "se extinguió en la mayoría de las provincias".

Más adelante, explicó que "los principales habitantes, grandes mamíferos herbívoros, han sido los guanacos". Aunque sostuvo que "en Santa Cruz, por distintas situaciones, encontrar guanacos no era fácil".

Recordó que después de la erupción del volcán Hudson, se despoblaron muchos campos y, al ser los guanacos muy eficientes para vivir en lugares áridos, de a poco empezaron a aumentar y los campos no se volvieron a poblar de ovejas. "Sigue habiendo campos vacíos y eso al guanaco le favorece", indicó. 

Por último, Manero precisó que "en realidad, hay muchos guanacos en esa zona, más allá que siempre me imaginé que había más en la meseta central".

En proporción, la zona sur ha sido muy pero muy favorecida por la llegada del guanaco, y ha traído problemas donde más producción ganadera existe.

"Hemos tomado la decisión de re considerar el plan nacional del año 2006, trabajando otro plan de manejo para el 2019 y queremos actualizarlo para tener uno nuevo", manifestó la funcionaria en el Consejo Agrario Provincial, quien expuso que "en 2006 no se consideró la situación del guanaco en Santa Cruz". Aunque, puso en relieve que "se consideraron los guanacos donde están protegidos, porque tienen pocos".

Para cerrar, Manero señaló que "aplicamos unas ecuaciones matemáticas, una dinámica para ver cuantos podemos cosechar sin ponerlos en peligro", como parte de una propuesta que implique el manejo de la población de la especie en la provincia.

 

JORNADA PRODUCTIVA

Ya en el mes de julio, se había realizado el encierre y esquila de guanacos en la estancia El Mojón, propiedad de Néstor Andrés Jolly, quien además es el presidente de la Sociedad Rural de Puerto Deseado.

Jolly, uno de los impulsores de esta capacitación, explicaba a TiempoSur que el requerimiento de conteo de guanacos partió de 18 establecimientos ganaderos de la zona norte, ante la superpoblación y al ver cómo afectaba los pastizales y la producción ovina. “La carga de estos herbívoros sobre el pastizal es cada vez mayor”, advirtió.

El Presidente de la Sociedad Rural en Puerto Deseado recordaba "experiencias hechas en zona sur y sobre todo en Gregores”, sobre el aprovechamiento de la fibra y carne de la especie.

En aquella oportunidad, en la jornada de práctica lograron encerrar 108 animales y fueron a faena entre 90 a 100 al frigorífico Montecarlo. En la prueba se esquilaron 25 animales con 300 gramos de lana por animal. 

“El balance fue muy positivo por la alta participación, se rompió el mito que no se puede encerrar y faenar”, sostuvo Jolly, quien agradeció el acompañamiento económico del Instituto de la Promoción de la Ganadería y la Federación de Instituciones Agropecuarias de Santa Cruz por el aporte económico para llevar adelante las jornadas.

COMENTÁ