En pandemia

Campaña solidaria en el hospital para recolectar almohadas para pacientes

La iniciativa es llevada adelante por una kinesióloga del nosocomio local. Buscan recolectar estos elementos para entregárselos a quienes atraviesan el Coronavirus en la capital santacruceña. Ya recibieron una primera tanda.

Primera tanda de almohadas que llegó al HRRG.
Primera tanda de almohadas que llegó al HRRG.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La kinesióloga del hospital de Río Gallegos, Ana Lorena Ñanco, encaró una iniciativa solidaria en estos días. El objetivo es recolectar almohadas para pacientes del nosocomio local, que serán entregadas a los internados en sala y terapia. Como siempre, estas actividades muestran el lado más solidario de la ciudad, teniendo en cuenta el complicado contexto sanitario que se atraviesa por la cantidad de casos de Coronavirus y el número ascendente de personas fallecidas. El llamado a la acción lo hizo en primera instancia a través de las redes sociales, que cobran cada vez más importancia.

Queremos juntar almohadas, esas que usamos en los viajes y nos ponemos en el cuello. Quiero juntar y si tenés alguna en tu casa que no uses y quieras dar, contactate conmigo. Nos van a servir”, aclaró en un video filmado.

“Son pacientes que están despiertos, es para que estén cómodos. Todo es bienvenido”, enfatizó.

Por otra parte, ayer en diálogo con TiempoSur sostuvo que “somos kinesiólogos, súper enfocados en la pandemia. Somos cinco kinesiólogos, con un equipo de trabajo hermoso”, contó.

Remarcó que los acompaña en esta enfermedad que golpea a la ciudad. “Hacemos lo que se puede con nuestra profesión. Estamos en relación de mucho contacto con el paciente. En clínica médica usamos el equipo de protección máximo”, aclaró.

 

En la trinchera

El trabajo de los kinesiólogos es fundamental a la hora de la lucha contra el Coronavirus. Es una de las tantas patas que tiene el sistema de salud para dar respuestas a aquellas personas que han transitado de manera severa el COVID-19. La asistencia que brindan se da tanto en clínica como en terapia, ayudando al paciente a recuperar de a poco el control total sobre su cuerpo, ya sea desde la respiración o la movilidad. Con tristeza, la entrevistada relató que, si bien la cercanía física existe entre profesional y paciente, todavía hay una lejanía por el muro de las medidas de seguridad que deben tomar. Muchos de los enfermos no les conocen la cara y solo manejan el registro de voz de quien los atiende.

Lo más triste es que la gente nos escucha hablar, nos agradece que los acompañemos, pero más de una vez nos preguntan cómo es nuestra cara. Nos reconocen por la voz y nunca lo van a saber. Porque entran los enfermeros los médicos de la misma manera, pero no saben como somos. Ellos mismos te lo dicen”.

El trabajo de los kinesiólogos puntalmente tiene que ver con el trabajo de rehabilitación respiratoria y motora.

 

Primera llegada

Por su parte, ayer al mediodía la iniciativa comenzó a dar sus frutos. En el nosocomio recibieron la donación de cerca de 202 almohadones y 15 almohadas cervicales, siendo donadas por la Red de Mujeres Solidarias. Pero quien empezó con esta iniciativa se mantiene humilde, pese al éxito de las primeras jornadas de búsqueda de estos ítems. Se reconoció meramente como un nexo entre los donantes y los pacientes. Ahora continuarán luchando no solamente desde la primera línea en el nosocomio, sino también por fuera apelando a una ciudad que siempre se mostró solidaria.

 

COMENTÁ