Denuncia

Tras el escándalo del gas pimienta, allanaron la casa de Cinthia Fernández

Además, su vecina del barrio privado le puso una perimetral y la demandó por 20 millones de pesos. Enterate los detalles.

COMPARTÍ ESTA NOTA

En las últimas horas, fuentes cercanas al caso confirmaron que Cinthia Fernández sufrió un allanamiento en la casa que tiene en un exclusivo country de la ciudad bonaerense de Escobar.

Tras haber lanzado gas pimienta a menores en medio de un cumpleaños de 15 que se llevaba a cabo en una de las casas del barrio privado, la mediática debió recibir a las autoridades para que revisaran su domicilio.

Además de eso, la vecina que prestó su casa para realizar la celebración decidió poner una perimetral a Fernández, al mismo tiempo que la demandó por 20 millones de pesos por los daños físicos sufridos por varios invitados a la fiesta hace una semana atrás. De hecho, los otros padres de los chicos involucrados en la tensa situación advirtieron que también iniciarán acciones legales contra ella.

 

¿Qué pasó entre Cinthia Fernández y sus vecinos?

El pasado fin de semana, Cinthia Fernández quedó en medio de una violenta situación con sus vecinos del barrio privado que habita, cuando un grupo de adolescentes corpulentos comenzó a patear su puerta, a modo de "gracia".

Asustada y creída que podría tratarse de ladrones, la modelo no tuvo mejor idea que lanzar gas pimienta a quienes estaban violentando su propiedad, dado que una de sus hijas no paraba de llorar y la situación se le había salido de control.

Lo que no sabía la mediática es que los supuestos 'ladrones' eran adolescentes de 15 años que se encontraban participando de la celebración de cumpleaños de una de sus amigas. "Estábamos por soplar las velitas, llevo la torta afuera y la veo a ella en el jardín, gritando. De pronto empiezo a sentir que no podía respirar y me avisan que tiró gas pimienta", contó la vecina que la denunció.

Por su parte, la mamá de Charis, Bella y Francesca relató su versión de los hechos: "Estaba en casa y me rompieron la puerta a patadas. No sabía que eran adolescentes, pensé que eran ladrones. Mi hija estaba en la ventana... llamé a la seguridad del barrio y no vinieron".

Entre llantos, continuó contando: "Pedí ayuda y nadie vino. Salí solita a buscar a un chorro, me podría haber pasado cualquier cosa. Eran tipos vestidos de negro que me reventaron la puerta. Hace tres días que duermo con un colchón atrás de la puerta porque no anda más. Tengo cámaras por todos lados, por suerte quedó todo registrado", sostuvo.

Lo cierto es que esta circunstancia le trajo serios problemas legales a la modelo, que deberá afrontar una demanda por 20 millones de pesos, a raíz de los sucedido con esos jóvenes.

COMENTÁ