Interna

María Becerra criticó cómo tratan a las vacas en la industria láctea: la respuesta de los jóvenes tamberos

Es que la cantante subió una seguidilla de historias de Instagram en las que pidió no consumir leche de vaca y describió el proceso para obtenerla.

Maria Becerra.
Maria Becerra.
COMPARTÍ ESTA NOTA

María Becerra se refirió este fin de semana a la producción de leche y recibió fuertes críticas en las redes por parte del sector agropecuario.

Es que la cantante subió una seguidilla de historias de Instagram en las que pidió no consumir leche de vaca y describió el proceso para obtenerla.

“A las vacas las inseminan artificialmente todo el tiempo. Las embarazan, tienen sus crías, a las cuales las separan de la madre. A los terneritos, siendo bebés, los sacan a la mierda y los mandan a un matadero porque no les conviene que el ternerito tome la leche que le pertenece, porque tienen que comercializarla”, disparó Becerra.

Y siguió: “Las vacas lecheras son objeto de consumo desde que nacen. Las están ordeñando todo el tiempo, día y noche. Están paradas en un espacio en donde apenas entra su cuerpo y viven así, paradas por años mientras les sacan la leche con aparatos mecánicos. Y cuando se quedan sin leche, hay que embarazarla de nuevo. El promedio de vida de una vaca lechera es bajísimo, cuando debería vivir entre 20 y 25 años”.

“Les extraen la leche todo el tiempo y las lastiman, tanto que generan heridas que se infectan y ahí la leche empieza a salir con pus y sangre. De hecho, está permitido por ley en las fábricas cierto porcentaje de pus y de sangre. Después la pasteurizan, la blanquean, le hacen todas esas mierdas químicas”, aseguró.

En ese marco, el Ateneo Sociedad Rural Argentina (SRA) salió a responder con información para aclararle a la influencer cómo es el trabajo en el tambo y en la industria láctea.

“La enorme mayoría de las vacas lecheras en nuestro país se crían a campo. El ordeñe solo les roba entre 5 y 10 minutos de su día cada 12 horas. María, las vacas no viven encerradas ni en un espacio donde no entran paradas..”, arrancaron los jóvenes del Ateneo SRA.

COMENTÁ