Ex-futbolista

Marcelo Couceiro pidió perdón, tras haber estado cinco años en prisión:

El ex futbolista Marcelo Couceiro recuperó la libertad hace tan solo 18 días y habló de lo que le tocó vivir, a la vez que pidió perdón, luego de haber estado durante cinco años en la cárcel de Ezeiza.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Marcelo Couceiro es un reconocido ex futbolista que integró planteles como Nueva Chicago, Estudiantes y Almagro, pero por una serie de malas decisiones lo llevaron a cometer delitos y terminar preso. Estuvo cinco años en la cárcel y, tras cumplir la condena, habló a tan solo 18 días de disfrutar de su libertad.

“En el año 2017 decido salir a robar”, recordó el futbolista, en declaraciones radiales. “Antes, me habían pasado muchas cosas, como el fallecimiento de mi papá, me separé de mi pareja, pasé a vivir en un hotel, me chocó un camión la camioneta con la que trabajaba en un frigorífico en Mataderos”, enumeró, Marcelo Couceiro, una serie de hechos desafortunados que lo marcaron. “Yo antes no había robado ni un caramelo y es el día de hoy que no entiendo lo que hice”, reconoció el ex deportista.

 

Luego, Marcelo Couceiro reveló: “Me había agarrado un depresión bastante grande, estaba tirado en la cama y no me podía levantar”, recordó. “Me tapaba con el acolchado y no quería nada, no tenía ánimo ni para comer o bañarme, por ejemplo”, señaló el ex futbolista. “Creo que el que no pasó por eso, no sabe lo que es”, expresó el ex jugador y reconoció: “Nunca me faltó para comer, pero tenía lo mínimo”.

En cuanto a los delitos cometidos, el ex futbolista se sinceró: “Lo decidí yo, no voy a responsabilizar a nadie”, sostuvo. “Yo fui solo con un auto, hice una serie de robos a unos comercios hasta que me detuvieron, pero de todo esto estoy totalmente arrepentido y le quiero pedir perdón a toda la gente a la que le hice daño”, se lamentó Marcelo Couceiro.

 

“El día que me detienen fue en una calle en Mataderos después de cometer tres robos a tres comercios”, contó el ex futbolista sobre el día que lo apresaron. “Me encerraron los de la Comisaría 42 y, ahí, empezó el calvario”, recordó Couceiro“Yo nunca había entrado a una cárcel, ni siquiera a una comisaría”, contó.

COMENTÁ