Serie

Las pistas ocultas sobre el jugador 001 que explican el final de “El juego del calamar”

Un inesperado giro en el final vuelve aún más atrapante a “El Juego del Calamar”. Qué pistas ocultas revelaban el rol del jugador “001″.  

Las pistas ocultas sobre el jugador 001 que explican el final de “El juego del calamar”
Las pistas ocultas sobre el jugador 001 que explican el final de “El juego del calamar”
COMPARTÍ ESTA NOTA

 

El éxito de “El Juego del Calamar” provocó que la serie coreana se convierta en la más vista en la plataforma Netflix y su final ha dejado boquiabiertos a muchos. Sin embargo, hay pistas ocultas a lo largo de sus episodios que revelaban el rol del jugador “001″.

ALERTA: si aún no viste la serie te recomendamos no continuar con la lectura para no spoilearte la serie.

Tras los nueve capítulos se puede observar el giro drástico sobre el final donde Seong Gi-hun descubre que su “ganbu” Oh Il-nam no murió durante la ronda de canicas del macabro juego.

Oh Il-nam le confiesa que en realidad es el creador-jefe de “El Juego del Calamar” para que él y sus amigos ricos puedan apostar por la vida de los humanos, de forma paralela a como Gi-hun apostaba por los caballos.

A su vez, el anciano reveló que participó de los juegos porque se estaba muriendo de un tumor cerebral y quería disfrutar de la nostalgia de los juegos de su infancia.

Sin embargo, la verdadera identidad de Oh Il-nam se fue exponiendo con pequeñas pistas durante toda la serie que para muchos pasaron desapercibidos.

Es el jugador “001″

Cada jugador tiene un número dictado por el momento en que fue seleccionado para el juego, lo que significa que Oh Il-nam fue “seleccionado” primero. A su vez, los 455 restantes son mucho más jóvenes que él y tienen dificultades económicas, aunque nunca se conocen las circunstancias de Oh Il-nam sobre cómo llegó a este macabro juego.

Por otra parte, el nombre de Oh Il-nam también se traduce del coreano como “primer hombre”.

Sabía la canción “Luz roja, luz verde”

Cuando todos estaban perplejos ante el robot gigante con forma de niña, él se mantiene con tranquilidad y sonriente, incluso sabe la letra que canta la ella.

De igual forma no se horroriza cuando camina entre los cadáveres mientras intenta llegar a la meta.

Los participantes están delineados con una luz verde cuando la muñeca se da vuelta con un detector de movimiento pero eso casi ni se nota en Oh Il-nam, lo que demuestra que el robot está programado para no atacarlo nunca.

Su elección en el juego de la galletita de miel

Cuando Gi-hun le pregunta al “viejo” si quiere elegir entre el paraguas o la estrella, él elige la estrella, sabiendo que es una forma mucho más fácil de cortar que el paraguas.

Oh Il-nam fue quien detuvo los disturbios

Cuando muchos participantes fueron asesinados por Jang Deok-su y su bando, Oh Il-nam buscó la solución para no ser asesinado ya que sería una presa fácil por su edad. Es por eso que se subió a lo alto de las camas y aseguró que estaba “muy asustado”. Allí, el testaferro detuvo los disturbios (algo que no había hecho antes), sabiendo que el creador de “El Juego del Calamar” estaba en real peligro.

La estrategia perfecta para la cuerda

El grupo de Gi-hun parecía físicamente débil en comparación con otros equipos pero Oh Il-nam ideó la estrategia perfecta para derrotar a todos.

El escenario en la ronda de canicas fue diseñado por él

La demencia de Oh Il-nam se hace evidente en la ronda “final” donde deambula por el lugar sin jugar a las canicas con Gi-hun. A su vez, el decorado le resulta familiar ya que fue uno de los fundadores del juego.

COMENTÁ