Farándula

La terminante, triste y definitiva decisión de Sol, la hija de Piñón Fijo, en medio del escándalo familiar

Luego de que el conflicto entre Piñón Fijo y sus hijos escalara a nivel mediático, Sol tomó una tajante decisión artística que la aleja aún más de su papá.

La terminante, triste y definitiva decisión de Sol, la hija de Piñón Fijo, en medio del escándalo familiar
La terminante, triste y definitiva decisión de Sol, la hija de Piñón Fijo, en medio del escándalo familiar
COMPARTÍ ESTA NOTA

En drama de Piñón Fijo y su familia tomó una dimensión impensada para el animador infantil. Él había denunciado que no veía a sus nietos, pero sus hijos salieron a hablar y lo acusaron de haberlos maltratado durante varios años.

Esto explicó por qué Sol y Jeremías habían dejado de trabajar con su papá. Pero ahora, la mamá de los nietos del payaso tomó una decisión determinante que dio a entender que se terminó su relación.

Al trabajar con Piñón FijoSol Gómez había adoptado el apellido artístico de su papá Fabián. Sin embargo, ahora se lo sacará. Esto lo aseguraron desde el entorno de la artista a un medio cordobés. De esta manera, ahora se llamará “Soy Solcito”.

Esta decisión vino acompañada de una contundente reacción que tuvo esta semana luego de que el payaso se arrepintiera y saliera a pedirles disculpas en público. La animadora infantil borró de su cuenta de Instagram el posteo en el que contó toda su verdad, donde aseguró que Fabian (según su nombre de pila) tuvo malos tratos durante su embarazo.

Por su parte, el hijo de Piñón Fijo también reaccionó a las disculpas del payaso. En una historia subió una frase que se le adjudicó al autor de “El Principito”, Antoine de Saint-Exupéry, que decía: “No triunfa quien no tuvo momentos difíciles. Triunfa aquel que pasó por ellos, luchó y no se rindió”. Con esta indirecta, expresó que habría una “tregua” en medio de tanto escándalo.

El arrepentimiento de Piñón

Con un audio, Fabián Gómez hizo su descargo en el que dijo: “Hace unos días antes de dormir, mi teléfono me recordó una foto y me tomó con las defensas bajas. El cerebro ordenó, mi dedo obedeció y mi corazón hizo también lo suyo. Si pudiera rebobinar la escena y no realizarla, lo haría”.

COMENTÁ