Series

“La Casa de Papel: Corea”: la remake que arrasa en Netflix

La adaptación coreana de La Casa de Papel llegó a Netflix hace poco más de dos días y ya se metió en el top ten de los más visto en la plataforma de streaming. Cuáles son las similitudes y las diferencias con la versión original.

COMPARTÍ ESTA NOTA

La Casa de Papel: Corea aterrizó en el vasto catálogo de Netflix hace pocos días y ya se encuentra en el cuarto puesto del ranking de lo más visto en la plataforma de streaming.

La cinta coreana es una remake de la exitosa versión española que tuvo cinco temporadas y rompió todos los récords. Los fanáticos de El Profesor y su banda volverán a ver a los audaces ladrones en acción.

 

La historia de la versión oriental es calcada de la original: un grupo de ladrones se apoderan de la Casa de la Moneda. La tensión crece a medida que pasan las horas dentro de la entidad bancaria, que parece convertirse en una madriguera para los asaltantes.

En ese sentido, los personajes también son los mismos. Río, Denver, Tokio, Helsinki, Berlín, Moscú y Denver aparecen en esta remake. Lo mismo ocurre con la mente maestra detrás del atraco, que guía a sus pupilos desde una posición segura y secreta en el exterior.

 

A la vez, los asaltantes de la serie coreana llevan los monos rojos clásicos del equipo originario pero, a diferencia de este, la máscara no refleja una cara deformada de Salvador Dalí, el afamado pintor español.

Como en su exitosa predecesora, Tokio es quien va relatando el desarrollo de la trama a lo largo de la primera temporada. Las vidas pasadas de los personajes previas al golpe son idénticas a los de La Casa de Papel original.

La principal diferencia que presenta la adaptación asiática es que transcurre en un futuro distópico en el que las dos Coreas se unen en una y conforman una superpotencia.

En la nueva nación compuesta por el norte y el sur se multiplican las desigualdades sociales y allí es donde operan los asaltantes que encarnan para el público masivo una suerte de Robin Hood.

COMENTÁ