Sorpresivo

“A él no le importó”, la confesión de Martita Fort sobre uno de los pedidos que le hizo a Ricardo

Tras la muerte de Gustavo Martínez, Martita Fort recordó algunos momentos de la infancia con su padre Ricardo y cómo fueron los últimos años con su tutor.

Marta Fort.
Marta Fort.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Tras la muerte de Gustavo Martínez, Martita Fort recordó algunos momentos de la infancia con su padre Ricardo y cómo fueron los últimos años con su tutor.

En diálogo con Telefe Noticias, la joven que recientemente cumplió 18 años contó que siempre estuvo custodiada por cuatro equipos de seguridad que no se le despegaban en ningún momento. Esta situación la incomodaba y un día se lo hizo saber a su padre. Sin embargo, el empresario no la tuvo en cuenta.

“Era muy sobreprotector. me parecía raro ir a merendar con amigas y tener a los patovicas. Un día le pedí que quería ser como la gente normal, me molestaba, me sentía intimidada, pero a él no le importaba”, aseguró Martita Fort.

Al consultarte sobre qué es lo que más extraña de su padre, la joven manifestó que el día a día, ya que se divertían mucho. En varias ocasiones, el empresario la sorprendió a ella y su hermano Felipe con viajes express, así como también con salidas inesperadas y regalos especiales.

“Era muy estricto. No nos dejaba ir a pijamadas ni nada. De él heredé su carácter. Cuando me enojo son hiriente y directa. Tengo que tener cuidado con la gente porque muchos me usan como lo usaron a él. A las personas les gusta más la presencia de la hija de Ricardo Fort que la de Martita Fort”, indicó.

Asimismo, Martita Fort se refirió a cómo fue el último día que vio a Ricardo: “Le dolía todo, nos dijo que se iba a un spa para relajarse, nunca nos dijo la verdad”.

Es preciso recordar que desde el 25 de noviembre de 2013 Gustavo Martínez asumió el rol de tutor de Marta y Felipe, los dos hijos de Ricardo Fort. Allí, para apaciguar el dolor por la ausencia de su papá, empezó a tener conductas más permisivas para que vivieran una infancia más normal.

COMENTÁ