Emotivo

A 9 años de la muerte de Blanquita: el día que marcó para siempre a Pampita y Benjamín Vicuña

El 8 de septiembre de 2012, Benjamín Vicuña y Pampita sufrían el fallecimiento de su hija Blanquita, hecho que los marcaría de por vida.  

Pampita, Blanca y Benjamin.
Pampita, Blanca y Benjamin.
COMPARTÍ ESTA NOTA

 

Este 8 de septiembre se cumplen 9 años del fallecimiento de Blanquita, la hija de Benjamín Vicuña y Pampita, tras permanecer nueve días internada tras unas vacaciones familiares.

A sus seis años, Blanca regresó a Chile tras unas vacaciones en familia y debió ser internada por una neumonía hemorrágica que le generó una falla multisistémica provocando su muerte.

Esto marcaría a fuego la vida de la pareja y de cada uno de ellos por separados. El 8 de cada mes es común observar posteos en referencia a la pequeña por parte de Vicuña y Pampita en sus redes sociales.

El pasado 15 de mayo, Blanquita hubiese cumplido 15 años lo que motivó a Pampita y Benjamín a homenajear a su hija junto a sus seres queridos. Allí estuvieron ambos acompañados de sus respectivas parejas, Roberto García Moritán y China Suárez (hoy están separados).

En su honor lanzaron globos blancos al cielo y se fotografiaron unidos por el inmenso amor que sienten por su hija.

El posteo de Benjamín Vicuña

“Hace nueve años, se detuvo el tiempo en tu mirada. Una mariposa longeva desplegó sus alas y yo intenté leerla como un papiro, sin entender la letra. Desde ese día, te lleno de cartas mi niña, cartas que van al cielo como mariposas borrachas. Te cuento nuestros días e imagino los tuyos. Nueve años que te disafraste de estrella, la más linda de todas. Nueve años que brillas en nuestras miradas. Blanca mi niña libre, Blanca que habitas el silencio y bailas en medio de la risa de tus hermanos”, comenzó escribiendo en su cuenta de Instagram junto a una foto de su hija.

Y añadió: “Blanca que viajas en el tiempo. Sólo escribo para detener ese tiempo y volar entre las cartas. Escribo para ver si te quieres cambiar el disfraz por uno de estrella fugaz, para verte más cerca. Para saber qué estas cartas llegan y si cuando tililas en la noche, es porque escuchas mis rezos. Sigue brillando, mi niña, que la noche asoma nuestras almas a las ventanas y podemos rozar tu pelo como una caricia, como una bicicleta estelar con rueditas que viaja, como mariposas que confunden a los amantes, como señales que caen en forma de gotas sobre mi cara, lágrimas dulces, mi amor. Con toda mi fe en la profundidad de tu mirada y en el abrazo eterno que algún día nos daremos”.

COMENTÁ