Básquet

Rugen, señal que volvieron

Después de crecer y crecer durante cuatro años, siendo reconocido por esto en el ambiente del básquet, en particular, y del deporte de la ciudad, en general, Los Tigres volvió este año no sólo a entrenar sino también ahora a competir. Debutó recientemente en el Torneo Oficial 2021 de Li.Ba.R. con su equipo de la categoría Maxi Femenino. Jugó dos partidos y ganó el último. Este, a un peso pesado como Boxing Club. De la emoción por volver, la alegría por los rápidos resultados conseguidos y lo que viene, habló en exclusiva con TiempoSur su capitana, Fátima Liendro.

La primera foto colectiva.
La primera foto colectiva.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El proyecto de la Escuela de Básquet Los Tigre comenzó en el 2015. Tres años más tarde, este emprendimiento deportivo de unos pocos se transformó en algo más masivo. No sólo en lo que respecta a los jugadores y jugadoras sino también desde el punto de vista dirigencial. La idea creció tanto, además de rápido y bien, que en el 2018 la Municipalidad distinguió al Naranja, vía la Liga de Básquet Riogalleguense, como Club Revelación de la temporada. La Escuela pasó a tener todas las categorías. De ambas ramas. Su lugar de práctica y juego era el gimnasio de la Escuela N°55. Los Tigres llegó a participar de dos competencias al mismo tiempo. Fue parte de la liga local y de la del centro de nuestra provincia también. Lo hizo con éxito además en ambos certámenes. También participó, en esos últimos años, de la eliminatoria doméstica de los Juegos Nacionales Evita.

Todo lo bueno que habían construido, se derrumbó de un día para el otro. La pandemia por un lado y la falta de apoyo, por el otro, terminaron por demoler lo edificado. Con lo que no pudieron, fue con las ganas y el sentido de pertenencia. Todo eso, y más también, que fue vital en este empezar a resurgir.

Los Tigres está, de a poco, volviendo. Ahora con las Maxi como abanderadas. Fueron estas las primeras en regresar a entrenar y ahora también a competir en la Liga de Básquet Riogalleguense. Acerca de esto, y otras cosas, habló en forma exclusiva con TiempoSur la capitana del equipo, Fátima Liendro.

 

-Hace un par de semanas jugaron su primer partido en esta temporada, desde el 2019 que no jugaban de manera oficial, ¿cómo vivieron esa vuelta?

Volver a jugar como Los Tigres, con nuestras camisetas fue muy significativo más que nada en lo emocional. Somos un grupo de mujeres de 30 años para arriba que practicamos este deporte porque para muchas nos significa nuestro cable a tierra, como les debe pasar a las demás chicas de otros equipos. La mayoría comenzó a practicar básquet desde hace dos o tres años y otras jugamos desde categorías formativas. Poder encontrarnos nuevamente en la cancha, como equipo y como rivales con los demás clubes, creo que superó la competencia ya que la pandemia no sólo nos quitó seres queridos, en muchos casos, sino también la posibilidad de continuar con la liga, con los entrenamientos, con los encuentros sociales que fortalecen cualquier grupo humano. No pudimos ganar contra San Miguel, pero dimos una muy buena batalla a un equipo que en torneos pasados nos ganaban por mucha más diferencia que en estos últimos partidos. Y esa menor diferencia es la que nos incentiva a seguir entrenando fuerte para seguir mejorando, porque como equipo nos damos cuenta que los resultados, más allá del tablero, son positivos para nosotras.

 

-Ahora, siguiendo con la competencia, volvieron a jugar y consiguieron, además, su primera victoria en el certamen. ¿Qué sensaciones les dejó el haber podido ganar y hacerlo tan rápido en el torneo?

Como te decía anteriormente, ganar ante clubes como Boxing son los resultados positivos que visualizamos como equipo. Antes de empezar a jugar el Torneo Oficial de LI.Ba.R, el club Patagonia organizó un triangular entre en el que también participamos. En este nos fue bien. Conseguimos llegar a la final justamente contra Boxing y pudimos ganar un partido que fue muy cerrado desde el minuto uno. La diferencia entonces fue mínima, de un punto. Volver a enfrentarnos ahora, ya de manera oficial, nos generaba cierta ansiedad y nerviosismo porque sabíamos que iba a ser un partido distinto. Un encuentro para pelear todo el tiempo por el triunfo. Gracias al esfuerzo, la concentración y sobre todo la actitud, pudimos ganar y fue una linda diferencia. Esto es algo que siempre nos remarca nuestro entrenador Nicolás (Sanabria). Digo, el tema de la actitud que tenemos que tener siempre en la cancha.

 

-Que el triunfo haya sido ante Boxing Club, un equipo fuerte y siempre candidato al título, ¿tuvo un sabor especial?

A nosotras, ganar ya nos deja un sabor especial, sea el club que sea. Ganar es más que un motivo de festejo en Los Tigres. Es nuestro incentivo para seguir creciendo. Para darnos cuenta de que “podemos”, que ante todos los obstáculos que se nos puedan presentar, podemos salir adelante, podemos seguir poniéndonos la camiseta y dar lo mejor en la cancha.  Volver a competir, después de tanto tiempo nos emocionó mucho a todas. Y si, ganar a un club como Boxing, nos enorgullece como equipo, ya que es un club que tiene muy buenas jugadoras y que se conocen muy bien adentro de la cancha.

 

-En el Torneo Preparación no pudieron estar y para este se fusionaron con las chicas de Unión, ¿cómo se dio esa posibilidad? ¿Cómo lo están llevando?

Al inicio del 2021, cuando empezaron a habilitar los gimnasios, tengo que mencionar a mi compañera Daniela Meandri, ya que fue ella quien se movió para poder conseguir un lugar y horarios para que un grupo de mujeres, sin importar camisetas, nos juntemos a hacer lo que nos gusta. Fueron muchos “no” que recibimos al comienzo como Los Tigres. Entonces no podíamos desperdiciar esta oportunidad, iniciamos siendo tres o cuatro. Desde lo emocional, muchas necesitábamos volver a encontrarnos, a tocar la naranja, ya que la pandemia fue, y continúa siendo, un evento muy complejo. Al principio, necesitábamos buscar chicas para completar el cupo ya que no éramos el único grupo que buscaba un lugar. Empezamos a invitar a más gente a través de las redes sociales. Hoy por hoy somos un grupo de más de 15 mujeres entrenando, con edades que van desde los 16 años hasta los 55.  Cuando arrancó el Torneo Preparación, no teníamos todas las camisetas y esto dificultó poder presentarnos como Los Tigres. Daniela tenía los conjuntos de Unión y fue así que decidimos jugar con ese nombre. En algunos partidos también usamos la ropa de Policía de Santa Cruz. Fue gracias a que nos la prestaron amablemente. Hoy tenemos un equipo de color violeta y verde simbolizando la presencia femenina en este deporte.

 

-Fueron invitadas a un torneo en El Calafate y van a viajar este fin de semana a participar del mismo, ¿con qué expectativas van?

Tuve la posibilidad de viajar hace tres semanas a El Calafate y conocer al equipo de las Maxi. Pude compartir un entrenamiento con ellas y tienen un muy buen nivel de juego. En ese momento ya me habían comentado sobre esta idea de hacer un torneo ya que por cuestiones de la pandemia y protocolo no pudieron presentar su equipo en Li.Ba.R.. Me tomó de sorpresa porque hablamos de fechas más alejadas, pero bienvenido sea este torneo ahora.  Ellas están muy entusiasmadas y ansiosas por competir con otros equipos, ya que son las únicas en El Calafate, suelen hacer partidos amistosos con un equipo masculino nomás. Es nuestro primer viaje como Los Tigres, como equipo. Estamos muy contentas y, obvio, que vamos a dejar todo en la cancha, hasta el corazón como dicen algunas de mis compañeras siempre. Para recaudar dinero, hicimos una venta de bonos. Tuvimos buena respuesta, de parte de nuestras familias y también del equipo masculino de Patagonia y Boca, que son los que entrenan luego del horario nuestro y con quienes muchas veces compartimos algún que otro partidito. Estamos muy agradecidas con todos los que nos ayudaron, ya que con lo que recaudamos conseguimos solventar los gastos de hospedaje y combustible. También se incorpora como refuerzo Valeria Batallan, jugadora de Patagonia, otro club que viene creciendo a pasos agigantados, ya que las chicas no se presentan en este torneo. Pensamos en pasarla bien, en poder compartir un lindo encuentro con los demás equipos, volver a vernos en la cancha con jugadoras de Piedra Buena por ejemplo, que también tuvieron un año muy duro para volver a jugar.

 

-Por último, ¿cuál es el objetivo que se plantearon en lo que es su regreso a la actividad oficial del básquet local?

El principal objetivo que tenemos como equipo es no estancarnos nunca. Continuar creciendo. Tenemos nuevas incorporaciones y seguimos invitando a todas aquellas chicas y mujeres que quieran sumarse a Los Tigres. Algo que destacan muchas chicas nuevas que se sumaron antes de que inicie la pandemia es que encontraron un grupo con buena onda, con mucha humildad y compañerismo. Yo me siento feliz con el grupo que formamos hoy y con muchas expectativas a que se siga sumando gente. Tenemos también como cuatro o cinco jugadoras menores de 30 años pero aún no hemos podido conformar un equipo de Primera. Quizás para el próximo torneo podamos concretar esto también.

COMENTÁ