Fútbol en cuarentena

Raúl Becerra contó cómo se vive la pandemia en Qatar

El delantero riogalleguense del Umm Salal habló de cómo se vive en Doha y la preocupación por una eventual postergación de Qatar 2022.

Becerra vive la pandemia desde Qatar.
Becerra vive la pandemia desde Qatar.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Raúl Becerra, del Umm Salal, es uno de los dos futbolistas argentinos en la Primera División de Qatar, llegó a principios de año. El otro es Gabriel Mercado, del Al Rayyan. El delantero, ex Chicago, Argentinos Juniors y Colón, contó cómo se vive en el país del Mundial 2022 en la pandemia del coronavirus y las preocupaciones que existen pese a ser una de las naciones con mayor seguridad social y más altos PBI del planeta.

"Prácticamente está todo parado en lo que es la liga local, ya hace más de un mes estamos sin poder jugar y entrenar en grupo. En casa nos entrenamos por si algún momento vuelve el torneo, que se analiza no continuar. No sólo por el coronavirus, en poco tiempo arranca el Ramadán y es algo muy importante para esta región. Con respecto al virus y el futuro, los casos de contagio han aumentado. Un poco se atribuye a que puede ser, lógicamente por el Mundial, por continuar con los trabajos y cumplir con los tiempos para terminar las obras. Hace poco salió la información de que se podía postergar un año el Mundial y eso ayudaría a bajar la ansiedad. Pero hay una vida que continúa, relacionada al próximo Mundial, y eso hace que aumente la gente que se contagia. No podemos darle un fin o aspirar a un día en el cual podamos estar tranquilos", contó Becerra en una entrevista.

 

-¿Pero las obras están totalmente paradas?

-No del todo. En parte va por ese lado que la gente se contagia. La gente sigue trabajando, en menor cantidad, pero uno que tiene la posibilidad de salir, de hacer compras, ve que hay gente que va a las obras y avanza en lo poco y mucho que puede hacer. Entonces, hay mucha gente que llegó para continuar con los trabajos proyectados, hay estadios que se están haciendo, hoteles que están avanzando. Sí, avanzan, pero en otros tiempos, y la preocupación es ver si llegarán para el Mundial.

-¿Qué nivel de exigencia social tiene la cuarentena?

-Acá no es tan exigente como en Argentina con la cuarentena. En mi país, por las informaciones que leo, hay medidas más directas. Acá hay mucha gente que hace actividad física, sale a correr, a caminar. No ves que se impida eso. En parte es porque no hay una determinación que te impida hacerlo, entonces la gente sigue haciendo su vida normal. No son muchos, bajó totalmente el ritmo en cuanto a cantidad. Sí se nota que hay personas que no pueden permanecer en sus hogares.

-¿Qatar tiene un sistema sanitario que puede responder bien ante esta crisis?

-No te lo digo por experiencia porque no tuve que usarlo. Pero apenas llegué, como profesional, el mismo ministerio de Deportes me ofreció la posibilidad de que me atienda en uno de los mejores centros de la zona. Es una clínica muy prestigiosa en la que te podés atender. Yo hace tres meses que estoy y después me di cuenta de que hay muchas clínicas de esta dimensión. Te atienden bien, sin demoras y sin falta de insumos. La atención es rápida y eficiente. Están preparados en lo que te ofrecen, pero si mucha gente se puede contagiar en un día, eso puede cambiar. Yo creo que están preparados para afrontar la crisis, se están preparando para recibir un Mundial. Ojalá no me toqué probar, pero estoy en un país desarrollado y en estas cuestiones no tiene problemas.

-Hay una polémica instalada en el mundo para el caso de que no puedan continuar los torneos: ¿el campeonato queda desierto o se le da el título al puntero? ¿Qué va a pasar en Qatar?

-Yo creo que no se tendría que definir el torneo por cuestiones extradeportivas, sin campeón ni descenso. Para mí se debería suspender y analizar cómo ayudar a los equipos, a la salud, a la gente relacionada al fútbol, para que cuando se reanude el fútbol esta experiencia les permita a los clubes tomar mejores decisiones. Lógicamente, a futuro, hay que resolver quién va a representar en los torneos continentales. Acá faltaban cinco fechas y nosotros estábamos cerca de los últimos. Es difícil definir qué es mejor. Para mí es mejor anular todo porque los tiempos no dan para las vacaciones.

En mayo y junio no se puede jugar al fútbol por el calor, no van a dar los tiempos para definir un campeón. Analizar a futuro si subir equipos de segunda, ver alternativas con otro torneo. No darle importancia a éste porque será imposible terminar. Se complica con el Ramadán y es mucho más complejo volver y prepararse para competir.

-¿Qué ejercicios podés hacer en cuarentena?

-El club, como la Federación tomó la decisión que nadie podía estar en la calle. Pero luego hubo diferentes reuniones en la Liga Qatarí. Tomaron decisión de que el deportista se entrene en la casa, lógicamente guiada. La Federación exige a los clubes que los futbolistas muestren evidencias de que se entrenan, porque es la que paga. Pero hay una necesidad básica para no perder ritmo, por lo que el deportista puede correr sólo por sectores donde no hay gente. Nos mandan a correr 12 kilómetros, durante dos días, y a descansar uno. Como no hay certeza de cuándo vuelve el fútbol se manejan las intensidades, con ejercicios de reacción en la casa. Pero entrenar afuera sólo se puede en forma individual, lejos de las personas. Muchos compañeros salen en el auto y viajan hasta encontrar un lugar para entrenar, estacionan y empiezan a correr. (Olé)

COMENTÁ