Básquet

Agustín Barreiro: “Soñé toda mi vida ser jugador de básquetbol”

Es un alero joven, de 2,04 y 105 kilos; pero también es un ala pívot interesante, rebotero, aguerrido. El “Che” García lo probó de “5” en las ventanas FIBA (en su debut en la Selección Argentina) y también respondió. Vino a Gallegos en 2018, se ganó un lugar en la Liga Nacional y de ahí no paró de crecer. Pasó Navidad en Gallegos (su novia es santacruceña), su corazón tiene tintes “celestes” y charló en exclusiva con TiempoSur de su gran pasión: el básquetbol. Es el prototipo del jugador moderno: versátil, intenso, atlético.

Un Agustín Barreiro auténtico. El “Pipi”, un vecino más de Gallegos, en este fin de diciembre.
Un Agustín Barreiro auténtico. El “Pipi”, un vecino más de Gallegos, en este fin de diciembre.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Orígenes: “Nunca bajé los brazos, soy de Cañuelas, provincia de Buenos Aires. Me esforcé, tenía en mi cabeza la idea de ser jugador desde muy chico. No me ponían en mi equipo, era suplente y jugaba muy pero muy poco. La verdad que para desanimarme tenía todo dado, pero nunca fue mi opción. Dormía poco, me la pasaba viajando, estudiando, entrenando y jugando, sin ver un horizonte. El apoyo de mis viejos fue genial, sin ellos, que se pusieron al lado mío cuando no había perspectiva de nada. Siempre creí en entrenar, en aprovechar cada hora, en sumar prácticas”.

 

Celeste: “Aquí se la jugaron por mí, por un pibe de 19 años que nunca había jugado, fue el primer gran desafío lejos de mi casa y creo que como me gustan los desafíos le puse todo de mi parte, ganando cada vez más minutos. Me pagaron a tiempo, me dieron un departamento, me potenciaron, cuando necesité algo estuvieron siempre al instante. Eso te hace sentir muy cómodo, contenido y a mí me ayudó. Me quedó el sabor amargo de que apareció la Pandemia cuando mejor jugaba ese equipo de Bianchelli, que estaba en ascenso, y que podíamos cerrar un gran ciclo. Se complica lo de todos los años del club, de tener tan poco presupuesto, tanto a la hora de armar planteles como de mantenerlos. Se hace un esfuerzo muy grande, la Institución no hace lo que otros clubes de pagar a destiempo, de mala manera. Lo que te dicen es. Ojalá pueda mantenerse, yo tengo parte de mi corazón aquí.

En Hispano ingresó en 27 partidos completando con 7.4 puntos, 50% en dobles, 25% en triples, 6.3 rebotes y 0.6 asistencias en 19 minutos. Aportaba oxígeno a la segunda unidad, que con Palacios, Cerminatto y Aprea más el liderazgo de “Pipi”, mantenía y remontaba juegos con energía. Además, congenió con la gente al extremo que es muy querido, y cada vez que viene a Santa Cruz charla con las inferiores del club, porque también es un pibe que tuvo sueños de Liga y de esa manera jamás niega una foto o un consejo sano”.

Europa: “Nunca pensé que iba a entrenarme tanto. Individual, tiro, fundamentos. El club, al club todavía sigo relacionado, es una cantera para producir y vender jugadores. Es una categoría (la tercera española) donde salen los mejores jugadores del mundo con 19 y 20 años. Hice buenos números, me trataron muy bien y tenía posibilidades de arreglar en Segunda; también supe que me seguían equipos de ACB. La idea es retornar en algún momento, creo que apunto ahí. Zentro Básket me hizo conocer y también darme a conocer, pero la cuestión papeles, no tener ciudadanía europea, por ahora me juega en contra”.

 

Selección: “Yo con estar entre los 25 estaba hecho. Me había llegado el rumor antes de la final del Súper 8 contra Instituto de que si andaba bien tenía chances. Cuando se confirmó fue tocar el cielo con las manos. El entrenador me pidió que haga rol de 5, cosa que jamás en mi vida corté y continué. Se dio naturalmente y pude fluir, pude hacer un buen papel. Todo lo que se viene es a favor, voy a romperme el lomo para que me tengan en cuenta”.

Gimnasia de Comodoro: “Una lástima como terminamos el año, con tres derrotas en una gira durísima, partidos con mucho calor, desgastantes. Se armó un gran grupo, llegamos a la final del Súper 8 cuando nadie daba dos pesos por nosotros, competimos contra todo y todos en desventaja por las lesiones, pero dimos la talla. El club quiere pelear por lo más alto, estamos armados para eso, y es la responsabilidad y también las ganas que demostramos. Tenemos una idea, un patrón de juego que nos da un gran entrenador como Martín Villagrán y la capitanía de Diego Romero. Orresta, por ejemplo, es un base que tiene el mapa del partido en la cabeza. Vamos a ver qué depara el futuro, yo quiero volver a Europa, mis objetivos son las grandes ligas de España, Alemania y Turquía, pero quiero hacerlo logrando cosas en mi país. Me falta volver a confiar en mi tiro, que este año vengo errático, y no sea tan crítico conmigo mismo; aunque sé que esa auto exigencia es lo que me trajo hasta acá, también ser un poco más indulgente con mis errores, porque detesto equivocarme en cancha”.

 

Cuidado físico: “No soy un fanático del cuidado, no es que no vaya a comer harinas o esas cosas que veo que algunos hacen. Trato de tener un equilibrio, si tengo que tomar un fin de semana un vaso de gaseosa, lo hago. Tengo un metabolismo que bajo de peso enseguida, así que así están las cosas. Obviamente sé el camino”.

Cómo juega según TiempoSur: 

El de Cañuelas es un alero sumamente versátil que cuenta con tres puntos a su favor: el tiro perimetral, ataque rápido y rebotes ofensivos (quizás su arma más efectiva) y defensivos. Además, en defensa busca el corregir tiros, cuando la enormidad de sus brazos le juegan una buena pasada a favor. El ex Hispano Americano fue líder del Súper 20 con 10.7 por juego en rebotes y además estuvo dentro de los 10 primeros en valoración en la primera competencia de temporada que desembocó en la Liga Nacional de Básquet. Además, tuvo doble dígito en puntos con 10.8 por juego. El basquetbolista que se inició en el Club Cañuelas y que en la última campaña jugó para el Zentro Basket de Madrid de la LEB Plata (siendo la figura clave en los playoffs del descenso para salvar la categoría) y que decidió retornar al país, donde apareció Gimnasia de Comodoro con la mejor oferta desde lo económico y lo convenció”.

 

Una Serie: Vikingos

Una Película: Hasta el último hombre

Quinteto Histórico: Campazzo, Ginóbili, Mata, Gutiérrez, Scola.

COMENTÁ