“El disparate en la literatura infantil”

Literatura santacruceña en la Lenzi

A lo largo del mes de abril, la Biblioteca “Juan Hilarión Lenzi” de Río Gallegos llevará a cabo una serie de talleres y presentaciones de libros de autores santacruceños.

Verónica Lamberti dictará el taller de “El disparate en la literatura infantil”.
Verónica Lamberti dictará el taller de “El disparate en la literatura infantil”.
COMPARTÍ ESTA NOTA

A principios del mes de abril, la Biblioteca dio inicio a una serie de presentaciones de libros y charlas que comenzó con la presentación del libro “La Tempestad es Mañana”, del autor santacruceño Luis Ferrarasi y continuará con el taller “El disparate en la literatura infantil”, el cual será disertado por la escritora Verónica Lamberti, autora del libro “Dientes de León”.

Verónica Lamberti dialogó con TiempoSur acerca de estas iniciativas para continuar incentivando la lectura y la escritura en la provincia: “Quiero poner en valor la convocatoria que me realiza la Secretaría de

Cultura a través de la Biblioteca Lenzi, dado que es medio importante que se ponga en valor a los autores de la región. El “disparate en la literatura infantil” es una experiencia que es el resultado de un proceso dinámico que he tenido en relación con la literatura, la lectura y la infancia que confluyó en la publicación de mi primer libro “Un lugar en donde todo es lo que no es”, que es justamente de poesía disparatada y libre. Alrededor de ese tema es que nace el taller”, explicó Lamberti.

 

“El disparate en la literatura infantil”

“Este taller está destinado a agentes culturales, a docentes de educación inicial y primer ciclo de primaria, a bibliotecarios y bibliotecarias y también al público en general que esté interesado en la temática. En esta primera oportunidad, el taller va a tener dos momentos que van a estar basados en estos objetivos, que tienen que ver con explorar y poner en relación algunas facetas y sentidos del humor en las obras literarias. Y también, así mismo, explorar algunas obras de los principales referentes del humor de la literatura infanto-juvenil del mundo y de nuestro país para, de este modo, llegar a entender esta obra que voy a presentar de poesías disparatadas”, puntualizó la escritora.

 

Al ser consultada por este medio acerca de cómo fue el redireccionar el eje de sus obras hacia la literatura infantil, Verónica explicó que “hace muchísimo tiempo que escribo, desde los ocho años, y estos últimos cinco años he estado abocada exclusivamente a la literatura infanto-juvenil. Creo que esto se ha desplegado a partir de que, en aquel momento, había prácticamente una necesidad de autores de literatura infantil. No sólo en nuestra región, en el país en general y en los lugares más centralizados como lo son Buenos Aires o Córdoba. En el resto de las provincias, sobre todo aquí en la Patagonia, no es tan común la escritura de textos literarios destinados a la infancia. Entonces, nace como una necesidad pero, por otro lado, esto de que uno ha transitado por tantos años como educador para las infancias, este contacto y capacitación permanente y el trabajo realizado durante todos estos años creo que también me llevaron a elegir este género tan maravilloso que, en este caso, a mí me encanta escribir poesía y es fundamental poder despertar la sensibilidad desde la infancia y que mejor que a través de la lectura de un libro”, remarcó.

 

Literatura en pandemia

Aquellos dos duros años en donde se prolongó la pandemia por Coronavirus fue un obstáculo para todos, pero, sin embargo, para algunos sirvió como una fuente de inspiración y de autodescubrimiento: “Más allá de lo dramático que ha sido todo ese tiempo que hemos atravesado y que aún seguimos atravesando, a nivel artístico, y no sólo en lo literario si no en las diversas disciplinas artísticas, ha sido como una explosión. Tal es así que, en plena pandemia, escribí tres libros de los cuales ni bien se iniciaba la pandemia publiqué: “La Armadura del Cangrejo”, posteriormente a eso “Papelitos de Colores” y después la nueva edición de “Un lugar donde todo es lo que no es”, y todo el año pasado trabajamos en conjunto con Cecilia Maldini en la obra “Diente de león”, que presentamos en julio del año pasado y que ahora vamos a presentar en la Feria Internacional del Libro porque ha sido seleccionada como una de las obras para representar a la provincia. Ha sido muy productivo. Ha sido precursor de que nosotros generáramos y produjéramos más material. En mi caso, me refugié en la escritura, en el arte”, enfatizó.

 

Los niños, lectores exigentes

Si bien la literatura no es una disciplina sencilla, la literatura que se encuentra dirigida hacia un público infantil es más compleja ya que los niños son “el público más exigente que existe en cuanto a lo literario, porque o te aceptan o no te aceptan. Uno, como adulto, vas a una librería y elegís el libro que vos querés. Pero cuando uno presenta una obra destinada a la infancia es un público sumamente sensible y transparente, tan transparente que si algo no les gusta directamente no va a captar su atención y no lo va a leer, no le va a interesar. Mientras que si le resulta motivador e interesante si va a cumplir esa función que tiene toda obra cuando llega a nuestras manos: el movilizarnos y despertar todo lo que nos despierta la lectura de un texto”, concluyó Verónica.

COMENTÁ