Por Mirta Vázquez

Las primeras Bibliotecas Populares de Río Gallegos

Cada 23 de septiembre se celebra en Argentina el Día Nacional de las Bibliotecas Populares. En el país hay 1017 bibliotecas populares nucleadas por la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares.

Las primeras Bibliotecas Populares de Río Gallegos
Las primeras Bibliotecas Populares de Río Gallegos
COMPARTÍ ESTA NOTA

La capital provincial había iniciado a transitar por la senda del progreso, debido al crecimiento de su población y el desarrollo socioeconómico que se producían en la región. Desde el punto de vista Institucional, recientemente se había establecido el Honorable Concejo Municipal quien trabajaba en organizar y modificar las costumbres de vida pueblerina para ajustarla a las nuevas exigencias de una metrópoli, además era el centro de contacto directo entre el poder políticos y el pueblo, por el cual se canalizaban las inquietudes, se convertían en proyectos y una vez sancionados pasaban a ser ordenanzas que fijaban los cambios. En este contexto de evolución el momento era propicio para insertar a la cultura en Patagonia y el soporte apropiado para poder hacerlo lo proporcionaron las bibliotecas populares.

Algunas de las bibliotecas referidas son previamente presentadas y más abajo se expone la historia de sus nacimientos, además podrán dirimirse algunas incógnitas referidas a ellas como, por ejemplo: ¿Cuáles fueron los motivos que las hicieron surgir?, ¿En qué fechas y quiénes las gestionaron?, ¿quiénes dirigieron sus comisiones? Etc.

La más antigua ingresada en los registros de la CONABIP se llamó Juan Bautista Alberdi, sus datos se informatizaron el 01/01/1980 entonces no aparecía con un domicilio particular, aunque de acuerdo algunos documentos de actas, hacen suponer que funcionó en una sala contigua a la oficina municipal, esta fecha permaneció como su creación, pero en realidad estuvo desde mucho antes y sus números de Registro fue 0843; varios años después el Concejo Municipal colaboraba con la Escuela Nacional Uno y en perspectiva de la necesidad observada se realizó un proyecto que el día 02/01/ 1932 produce la concreción de la primera Biblioteca Infantil, nombrada Sarmiento y funcionó en el edificio de la misma escuela, se registró con los números 1757. Al año siguiente el día 21/08/ 1934 se creó otra biblioteca popular con el mismo nombre Juan Bautista Alberdi, su Registro fue 2696, funcionó en la Avenida San Martín, al inscribirse en la CONABIP aparecía sin numeración. Es importante aclarar que puede haber diferencias de algunas fechas con los hallados en libro de actas, ya que en ello se registraban como proyectos, pero sirvió como respaldo para corroborar la historia de sus inicios.

 

La historia de cómo se introdujeron

En el mes de octubre el día 19 del año 1914, el Concejo Municipal se hallaba trabajando con todos los proyectos encomendados por la sociedad y el Gobierno en sesión ordinaria, presidida por don Agustín Borgialli, cuando llegó una nota de la gobernación y otra adjunta que era proveniente de la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares de Buenos Aires; tras leerse, los ediles intercambiaron ideas, ya que en ella el Gobernador les solicitaba se hagan responsable de instaurar una biblioteca popular, aceptaron la organización y custodia de libros, movilizados por la confianza depositada en ellos, planearon brindar apoyo con una suma de dinero, facilitar el local, los muebles, que refería a un armario, mesa y sillas, los servicios básicos, libro de actas y el fomento para la donación de libros, nombrarían una comisión para que formulase los estatutos por el cual habría de regirse y facultándola para inaugurarla y admitir donaciones, además la Municipalidad exigiría un balance mensual para control, reservándose el derecho de declarar desértica la comisión que no se reuniera una vez por mes, así lo resolvieron sin oposición alguna al aceptar el encargo de la tutela. Este compromiso contraído demandó tiempo para que pudiera ser concretado y la participación especial del secretario Municipal don Luis Pietrapiana fue muy importante, ya que siguió con interés todo este proceso y se encargó personalmente de insistir con persistencia durante varios periodos y mandatos para que se diera cumplimiento a lo proyectado y no solo eso, además tramitó ante la Comisión Central de Bibliotecas por ejemplares de libros; como resultado de ello el día 23 de abril del año 1918 logró el envío a esta capital de la cantidad 715 volúmenes, los cuales sirvieron como empuje y base para materializar la primera biblioteca municipal.

Dos años después, el día 21 de julio del año 1920, estando como presidente del Concejo don Ibón Noya junto a sus pares aprobaron por unanimidad el listado de la comisión designada en organizar la biblioteca popular, quedando compuesta por los siguientes integrantes: El doctor Julio Ladvocat, S. Bendier, José M. Gutiérrez, Arturo Brisighelli, Fernando Rompato y Stanislao E.

 

Nace el proyecto para la biblioteca infantil

El día 21 de noviembre del año 1932, época de sesión conducido por el doctor Braulio Zumalacarregui, en la que hace la presentación de su proyecto para la creación de una biblioteca infantil, que sería anexada a la ya existente “Juan Bautista Alberdi”, además pidió sea autorizado por el cuerpo de concejales la partida de aporte en capital por ($200) dos cientos pesos moneda nacional, para destinar a la exclusiva adquisición de libros, la misma recibe el apoyo y se sanciona; aunque quedó aclarado en actas que la inversión de esa suma se haría posible más adelante.  

En el anteúltimo mes, el día 28 del año 1932, en la confección del presupuesto para el período siguiente quedó indicado que se contemplaría la existencia de esta para ser subvencionada conforme lo pactado.

La visión de don Braulio Zumalacarregui al presentar su trabajo, hizo apertura para seguir haciendo avances, ligado a otras propuestas que surgirían más adelante, cuando el Concejo se intervendría como mediador y garante ante el Consejo Escolar del Distrito y la Gobernación del Territorio para conseguir la creación de una nueva Escuela Nacional, además en la apertura de un Ateneo Cultural.

El día 12 de abril del año 1933, don Braulio, encargado de seguir las gestiones por la biblioteca infantil, informó en sesión haber recibido los libros destinados para la misma y que en breve abriría su puerta.

 

Proyecto de una Sociedad Cultural

A finales del año 1935, el día 14 de diciembre, don Braulio Zumalacarregui venía trabajando arduamente con todo lo referido a lo cultural, para esta época había finalizado otro proyecto, la presenta ante el Concejo y propone resuelvan crear mediante  ordenanza un organismo autónomo bajo la denominación de “Sociedad Cultural Biblioteca Popular Dr. Juan Bautista Alberdi”, la que tendría a su cargo la administración de la biblioteca popular que funcionaba en la Municipalidad; el propósito se convierte en Resolución con el respaldo de los concejales, don Salvador Lago, José Susacasa.

En la última etapa del año 1935, el día 21 de diciembre y en continuidad como presidente en su cargo don Braulio informó a sus pares que la Sociedad Cultural se hallaba gestionando la colocación de un núcleo de personas destinadas a la organización y a la toma de responsabilidades concernientes a ello.

Dando inicio al año 1936, el 1 de enero, por orden de la presidencia del Concejo se da lectura a un decreto, con el motivo de informar la designación y conformación de la comisión ante dicha y además al estar constituida, prontamente tomaron posición en sus labores. De esta manera es como ingresaron a Río Gallegos, con el tiempo algunas dejaron de funcionar, pero dieron las bases para que otras estriben en ellas y se reactive el ciclo de creaciones. Cabe destacar que, el respaldo del Concejo Municipal fue de suma importancia, aun cuando quienes lo propusieron, no dimensionaron en esos tiempos el resultado de esas acciones, de los beneficios y reconocimientos que a través de ello aportarían a la sociedad años más tarde.

Datos de fuentes: libros revisados, Actas del Honorable Concejo Municipal de los años 1912 al 1936 y datos proporcionados por la dirección de [email protected], el martes 22 de junio de 2021.

 

COMENTÁ