Homenaje a José Ortega

A 40 años de haberse convertido en héroe

El 28 de mayo de 1982, a las 11:30 horas, José Honorio Ortega era abatido por las fuerzas enemigas en la batalla de Pradera del Ganso, momento en el que se convirtió en el único héroe santacruceño. Hoy, los homenajes estarán inundados de emoción y reconocimiento. A las 11:30 será el acto oficial en el monolito que lleva su nombre sobre Av. Sureda, mientras que a las 14:00 horas se inaugurará su estatua en el Monumento a los Caídos.  

José Honorio junto a sus compañeros.
José Honorio junto a sus compañeros.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El héroe, José Honorio Ortega, combatió y falleció un 28 de mayo de 1982 en el combate conocido como Pradera del Ganso, en plena Guerra de Malvinas, y aún hoy sus restos descansan en el cementerio de Darwin, donde recién en 2018 fue reconocida su tumba, esto gracias a un gran trabajo desarrollado por la Fundación No Me Olvides, y donde Sonia Cárcamo, su madre, fue pilar fundamental. Gracias al trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense que en los últimos años ha estado trabajando la identificación de los caídos en Malvinas mediante estudios de ADN. A Ortega se lo halló en el cementerio de Darwin, donde pasó décadas en una lápida común donde rezaba la leyenda “solo conocido por Dios”.

 

José Ortega

 

El 21 de julio de 1963 nace en la ciudad de Río Gallegos. En 1969 realiza los estudios primarios en el Colegio Salesiano Nuestra Señora de Luján. Durante el año 1978, se traslada a la ciudad de Trelew, Chubut, donde ingresa como cadete al Liceo Militar General “Julio Argentino Roca”. El 1º de febrero de 1982, se incorporó al Regimiento de Infantería 25 en Colonia Sarmiento, siendo destinado a la Compañía de Infantería “B”. Allí recibió la instrucción básica para ser considerado soldado conscripto en forma altamente satisfactoria. Su número de selección fue el 470 y partió hacia Malvinas junto a otros 5 soldados que estuvieron bajo su responsabilidad. El 1° de abril partió hacia la ciudad de Bahía Blanca para embarcar posteriormente a bordo del Almirante Irizar. Al día siguiente, el 2 de abril, el soldado Ortega integró la masa de la Compañía “C”, arribando hasta el entonces Puerto Stanley transportado en helicóptero. Tomó junto a sus compañeros la localidad Ganso Verde el 3 de abril. En combate, el 24 de abril presta juramento de fidelidad a la Bandera Nacional junto a sus demás camaradas del Regimiento de Infantería 25. Durante los combates de Darwin el soldado Ortega participó de un contraataque efectuado por su compañía en el cual su sección se aferró en el combate con el enemigo durante 30 minutos. Después de unos cuántos intentos y habiendo rechazado el jefe de Sección, subteniente Gómez Centurión, la intimidación a rendirse que le hiciera un oficial británico, el enfrentamiento volvió a reactivarse. Fue allí que a causa del hostigamiento ejercido por el enemigo dieron la orden de que el grupo se repliegue hasta sus posiciones originales. El enfrentamiento duró hasta las primeras horas de la noche. Allí, junto a los soldados José Luis Allende, Ricardo Andrés Austin y Ramón Ángel Cabrera; el cabo Héctor Rubén Oviedo y el sargento Sergio Ismael García, murió en combate José Honorio Ortega. Eran las 11:30 horas del 28 de Mayo de 1982.

 

Actos y homenajes

 

Como cada año, el acto oficial en conmemoración del fallecimiento del único santacruceño caído en Malvinas, se desarrollará en el monolito que lleva su nombre, sobre Av. Sureda. Será a partir de las 11:30 horas con la presencia de familiares, ex veteranos de guerra y funcionarios provinciales y municipales.

Por otro lado, a partir de las 14:00 horas, tendrá lugar el acto homenaje en el Monumento a los Caídos en Malvinas, en Av. San Martín y Beccar, donde el municipio de Río Gallegos inaugurará una estatua en homenaje al único santacruceño caído en combate.    

Silvio Escobar, secretario de Gobierno Municipal, habló con TiempoSur para expresar que “nos sentimos orgullosos como riogalleguenses y santacruceños de la figura de José Ortega”, y continuó: “Era el homenaje que se debía hacer hace mucho tiempo y hoy, a 40 años de su fallecimiento, lo estamos realizando”.

“Este proyecto más que nada viene impulsado por los veteranos desde hace mucho tiempo. No se había dado esta posibilidad”. La figura de José Honorio Ortega tiene 2,30 metros y será emplazado entre las antorchas del monumento a los caídos. Es un trabajo del artista plástico Miguel Gerónimo Villalba, quien fuera el creador de las figuras presidenciables que hoy se observan en la Plaza de la República. La designación de la ubicación del nuevo monumento al héroe santacruceño “es una cuestión simbólica para todos los que fueron a Malvinas y al ser el único soldado caído en Malvinas era el mejor lugar. Lo hemos charlado con los veteranos; la familia”, aseguró Escobar.

También en diálogo con TiempoSur, Sonia Cárcamo, mamá de José Ortega, señaló: “Este año ha cambiado mucho todo con 40 años de Malvinas. Está toda la familia un poco inquieta y emocionada”. Vale la pena mencionar que después de mucho tiempo llegarán a la ciudad las hijas de José Honorio.

“Estoy muy contenta, era un proyecto de muchos años, pasaron muchas cosas. Se ha dado como tenía que ser. El pueblo lo pide”, dijo haciendo referencia al monumento que será hoy inaugurado. Por último manifestó: “En este tiempo ha sido todo muy especial, en algunos hechos más involucrada, dando opiniones, y en otros no tanto. Lo mejor que ha pasado ha sido la imposición del nombre a las tumbas de Malvinas”.

 

Los Ortega y su compromiso con los soldados “solo conocido por Dios”

 

La historia completa del proceso de identificación de los soldados de Malvinas que permanecieron enterrados 35 años bajo la placa “Soldado argentino solo conocido por Dios”, tiene muchos protagonistas: el Centro de Excombatientes (Cecim) de La Plata; el veterano Julio Aro; el ex Pink Floyd, Roger Waters; el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y las autoridades políticas de los gobiernos de Cristina Fernández, Mauricio Macri y Alberto Fernández.

En este trabajo también destacó la mirada y tarea de Sonia Cárcamo, mamá de José Honorio y quien fuera una de las primeras en querer identificar a su hijo. Durante años luchó por saber dónde estaba, cómo murió, y pedir su identificación. Ella ha viajado a Malvinas junto a su esposo José Ortega, y fue recién cuando pudo estar frente a la tumba que hoy cuenta con la placa que identifica a su hijo, cuando pudo sentir paz y tranquilidad.

En relación a su figura, Julio Aro, ex combatiente e integrante de la Fundación No Me Olvides, comentó a TiempoSur que “Sonia ha cumplido un papel fundamental y lo sigue cumpliendo. Ella puntualmente saca fuerzas de donde uno no sabe dónde la tiene. El día que nos conocimos fue muy clara, ella quería que su hijo estuviera en Darwin. Creyó y apostó por el proyecto. Sonia Cárcamo y Raquel García fueron los pilares fundamentales que tuvimos. Sonia fue siempre de hierro, firme, nunca bajó los brazos, desde el día número uno se ha convertido en esas personas que para uno terminan siendo increíble. Hoy tenemos los logros que tenemos gracias a ella también”.

COMENTÁ