Playas Doradas

Jugadores de rugby de Chubut a las piñas en el Seven

Un conjunto de Madryn y otro integrado por jugadores de Trelew y Gaiman protagonizaron el hecho lamentable cuando disputaban la final de los 20 años del Seven. Eliminaron a ambos equipos.

Momento de la pelea.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En medio de la mirada nacional que hay sobre el rugby, por el crimen de un joven en Villa Gesell, provocado por jugadores de este deporte, no queda afuera un hecho de violencia ocurrido el fin de semana en Playas Doradas en medio de un partido.

Dos equipos de rugby  de Chubut, desataron una pelea que oscureció la fiesta de  los 20 años del Seven en Playas Doradas.

Ambos equipos, uno de Madryn y otro que conformaban jugadores de Trelew y Gaiman fueron eliminados del torneo y se suspendió el partido.

Se jugaba la copa de Oro, el primer puesto de los 20 años del Seven. Una jugada brusca que desató la ira de un jugador que no dudó en encarar y empezar la pelea que terminó en una suerte de todos contra todos, aunque la mayoría fue a separar la gresca, informó Pido La Palabra.

La confusión ganó la escena, Incluso la presencia de un hombre de avanzada edad que estaba en el público que se sumó con insultos llamó la atención de los espectadores.

La pelea terminó entre el público, donde había mujeres y niños.

“Nos queda un sabor amargo por este disturbio, tuvimos que eliminar a los dos equipos que participaban en la copa de oro, los eliminamos para que también tengan un sabor amargo, nos pidieron disculpas pero el mal momento ya lo habíamos pasado”, señaló Cadu Caullán, organizador del evento.

Por la eliminación de los protagonistas de la gresca la Copa de Oro la ganó el  tercero, Carmen dePatagones. “Esta vez nos quedamos con el sabor amargo y no me gusto terminarlo así”, concluyó Caullán.

Cabe recordar que durante el fin de semana, uno de los hechos que causó conmoción en la sociedad argentina fue la muerte de un joven de 19 años, provocada por una golpiza a la salida de un local bailable en Villa Gesell. A la tragedia se le sumó, en forma particular, el hecho de que todos los implicados son jugadores de rugby.