Judiciales

Condenaron a Díaz a 12 años por matar a su hermano

El hecho ocurrió el 15 de julio de 2018 en Cholila, en el contexto de un encuentro familiar. Los magistrados hallaron debidamente probado que el acusado tuvo la intención de matar a su hermano empleando un arma de fuego.

Desarrollo del juicio.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El tribunal integrado por los jueces Jorge Criado, Martín O' Connor y José Luis Ennis, condenó a Gabriel Arturo Díaz a la pena de 12 años de prisión por el homicidio agravado por el uso de arma de fuego cometido en perjuicio de su hermano, Alfredo Horacio Díaz.  El hecho por el que se condenó a Díaz ocurrió el 15 de julio de 2018 en Cholila, en el contexto de un encuentro familiar. Los magistrados hallaron debidamente probado que el acusado tuvo la intención de matar a su hermano empleando un arma de fuego, cuando este se encontraba desarmado. Descartaron la existencia de cualquier causal exculpatoria, como lo hubiera sido la legítima defensa argumentada por el abogado defensor. La prueba producida en el debate daba cuenta de un contexto diferente al narrado por el imputado en su declaración.

La pena

El fiscal Carlos Díaz Mayer requirió la pena de 25 años de prisión, en tanto que el defensor solicitó la aplicación del mínimo. Los magistrados analizaron los argumentos de las partes y desarrollaron su perspectiva sobre lo requerido en relación a las previsiones específicas del Código Penal y de la prueba producida.

 

No hay pena natural para Díaz

Los tres jueces coincidieron en tomar como el principal agravante que víctima e imputado fuera hermanos. En esta línea descartaron que en el caso de un crimen cometido con intencionalidad pueda considerarse la afectación del acusado como una forma de pena natura tal como propuso la defensa.

 


El crimen en medio de una fiesta

El ámbito en que tuvo lugar el crimen fue esbozado por Díaz Mayer como un agravante. Ennis sostuvo que ejecutar el hecho en presencia de parientes y allegados, algunos de ellos menores de edad, puede ser considerado como una agravante porque incide en la magnitud del daño y el peligro causados. El criterio fue compartido por los otros miembros del tribunal.