Causa embrujo 

Declararon un empresario, un albañil y un médico

Federico Piccioni, propietario de una empresa de la construcción en Comodoro Rivadavia, fue el primer testigo de la quinta jornada de juicio que se lleva adelante en la Oficina Judicial de Rawson. 

  • 28/08/2019 • 15:55
COMPARTÍ ESTA NOTA

En una nueva jornada del juicio oral por la causa “Embrujo”, declararon testigos cuyos testimonios fueron direccionados a probar las vinculaciones de los imputados con las empresas Sepat y Dual Core, además de Mezeta Consulting destinada a los que creen los investigadores “blanquear” los dineros públicos hechos de manera ilegal. El interrogatorio buscó relacionar de manera directa a los principales imputados con las obras, terrenos comprados y proyectos que quedaron truncos cuando se produjeron las detenciones.

EMPRESARIO DE COMODORO 
Federico Piccioni propietario de una empresa de la construcción en Comodoro Rivadavia fue el primer testigo convocado por los fiscales que investigaron el caso. 

Durante la audiencia fue consultado por su participación en la obra de los consultorios médicos que el grupo construía en Rawson al momento de las detenciones. En su relato afirmó que "conoció a Diego Correa durante la campaña por la tercera gobernación del ex gobernador Mario Das Neves". Sin ser consultado específicamente por los fiscales Omar Rodríguez y Alex Williams, se refirió a "la necesidad que en ese momento tenían los empresarios de la construcción de la provincia por cobrar deudas que mantenía el Estado provincial. Allí mi relación con Correa comenzó a ser más fluida”, indicó.

Y agregó en alusión a Guillermo Barbagallo: “Así comencé a colaborar con Correa en el proyecto de lo que primero serían oficinas en el edificio de Rawson. Cuando el proyecto cambió a consultorios, Diego me pidió que me haga cargo de la obra. Le dije que no podía, pero le presenté a un arquitecto de Puerto Madryn que yo conocía por trabajar juntos”.

Otro los testigos que declaró fue Rafael Ferreira, un albañil de Rawson que fue contratado por el arquitecto Barbagallo para la construcción de la obra de los consultorios en Rawson. Explicó que “La primera reunión para conocer detalles de la obra se hizo en Casa de Gobierno. Me acuerdo que estaban Diego Luters y Diego Correa, pero en general yo me manejaba con el arquitecto”, indicó. Agregó que la obra “arrancó bien pero luego se comenzaron a atrasar con las quincenas. Fue ahí que paramos la obra, hasta que no se pudo seguir más”, en alusión al momento de las detenciones de Correa y Luters y otros integrantes del grupo.

Los pagos de Gatica
 En referencia a la paralización de las obras Ferreira declaró que “fue en medio de deudas con el grupo de albañiles. Hasta que apareció Gatica y nos dijo que nos iba a pagar, porque la obra era de él. Algo pagó, pero después también lo detuvieron y no pudimos cobrar más”, indicó. 

Exhibido por los fiscales, el testigo reconoció recibos de pagos que le realizó la empresa Mezeta Consulting por la obra de los consultorios en la calle Mitre de Rawson. Los recibos fueron encontrados por los investigadores en un allanamiento en la casa de la madre de Diego Luters, en Trelew.

Otros de los testigos fue Sebastián Perrén, vendedor de materiales de la construcción de la zona. Su empresa era proveedora de materiales para la construcción de los consultorios en la calle Mitre de Rawson. Aseguró que las compras de los materiales para la obra de los consultorios de la calle Mitre de Rawson, las realizó Luters.

EDIFICIO DE CONSULTORIOS 
Por su parte el médico Juan Ignacio Blasco dio cuenta de su participación en la decisión de construir el edificio de consultorios en la calle Mitre de Rawson. “El nexo fue mi contador Federico Gatica porque yo tenía intenciones de invertir y hacer construir un emprendimiento de consultorios. Él fue quien me presentó al arquitecto Guillermo Barbagallo”, indicó. Afirmó que, en la primera reunión para coordinar las tareas, participaron Sandro Figueroa y Diego Correa.

Destacó que fue Gatica el que le ofreció ser socio de la empresa Mezeta Consulting en un 50% de las acciones para construir los consultorios. “Con el paso del tiempo me entero que la sociedad estaba siendo investigada. Revisé entonces los papeles que había firmado y me puse en contacto con una contadora del estudio contable porque Gatica ya estaba detenido”, expresó. “Le pedí a la contadora que deje en claro la fecha en que yo me incorporé como socio de Mezeta Consulting”, concluyó.


LEA ATENTAMENTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio de los términos y condiciones podrá ser denunciado para luego quedar eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación de los términos y condiciones.
COMENTÁ, ESTAS EN TiempoSur
Límite de caracteres: 1000