Comodoro

Homicidio del marino: inspección ocular y reconstrucción del hecho

Se desarrolló la cuarta jornada del juicio por el homicidio del marino Hugo Molina Escobar.

COMPARTÍ ESTA NOTA

En horas de la mañana del presente jueves se llevó a cabo la reconstrucción e inspección ocular en el lugar del hecho por el homicidio del marino Hugo Molina Escobar acontecido la madrugada del 29 de abril de 2018, que tiene como único imputado a Elías Maldonado.  En el lugar se hicieron presentes el tribunal y las partes, junto a testigos presenciales del hecho, empleados judiciales, personal policial y el imputado. Para mañana vienes se espera terminar con la recepción de testimonios y la incorporación de la prueba documental del caso.

El tribunal de debate estuvo conformado por las juezas Gladys Olavarría, Mariel Suárez y Mónica García; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Cecilia Codina, fiscal general; la querella en representación de la madre de la víctima fue representada por Olga Figueroa; en tanto que la defensa de Maldonado fue ejercida por Mauro Fonteñez, defensor particular del mismo.

El homicidio del marino Héctor Hugo Molina Escobar

El ilícito ventilado en debate acontece el pasado 29 de abril de 2018, cuando siendo aproximadamente las 06.05 hs., la víctima Héctor Hugo Molina Escobar sale de un local comercial con tres sujetos que conoce. Pasan por un cajero y se dirigen a consumir alcohol a un sector elevado de la ciudad, barrio Pietrobelli. En dicho momento se hace presente el imputado Elías Maldonado, quién abre una puerta del automóvil, toma del cuello a la víctima Molina Escobar y lo increpa “vos sos vigilante”. Molina Escobar se asusta y sale corriendo, detrás de él corre el imputado portando un arma de fuego. Un tercer integrante del grupo sale detrás de ellos cuando Maldonado vuelve y le refiere “solamente le quería tirar un tiro, me quería hacer del celular”. Luego de esta persecución la víctima cae por un barranco de 23 metros produciéndose su deceso por múltiples fracturas en el tórax y en el cráneo. Calificando jurídicamente el mismo como “homicidio en ocasión de robo, con dolo eventual”, en carácter de autor para Maldonado.