Elecciones

Arcioni en una encrucijada

Esta semana imputarían por administración fraudulenta a Graciela Cigudosa.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Después de los escándalos judiciales y políticos que desataron causas como Embrujo y Revelación, todas por defraudación al Estado, ahora se suma otro grupo de empresarios y la ex ministra de Educación y candidata a diputada provincial por Chubut al Frente, Graciela Cigudosa.

La contratación arbitraria de empresas para hacer refacciones en las escuelas sumado a que los fiscales entienden que la ex ministra no puede no haber sabido nada de todo esto, pone a Arcioni en una encrucijada.

¿Le pide que deje su lugar como candidata a diputada provincial? o ¿la mantiene como candidata a pesar de lo que diga la justicia pagando un alto costo político?

En Fontana 50 hay mucha bronca con el marido de la ex ministra quien sería el “cerebro” detrás de todas las operaciones fraudulentas. Con la connivencia también del ex Subsecretario de Educación Raúl Cares a quien en los allanamientos del viernes se le secuestró el teléfono celular.

Empresas, funcionarios, presuntas coimas, fraude, lo “normal” del circuito de la corrupción en diferentes niveles.

La decisión de Arcioni se podría dar a conocer el fin de semana a la espera de la imputación y el trámite judicial que deberá recorrer Cigudosa esta semana. La decisión no  la puede demorar teniendo en cuenta que próximamente el Tribunal Electoral realizará las proclamaciones de lista de cara a la general del 9 de junio.

Desde la oposición, sus principales rivales a la gobernación le reclaman el pedido de renuncia de la ex ministra a la lista de diputados provinciales. Para Carlos Linares, el candidato del PJ, el reclamo a Arcioni pasa para que “no tenga un gabinete sin sospecha de corrupción”.

Para el candidato de Cambiemos, Gustavo Menna, la educación no puede estar teñida de corrupción y también pidió que Cigudosa de un paso al costado en su candidatura.

Muchas presiones y una definición que se espera. O Arcioni tiene espalda política para “soportar” una candidata sospechada de corrupción o toma la determinación de bajarla de la lista y de esa manera dar un mensaje a la ciudadanía sobre la corrupción.

El tiempo corre.