Policía desde los 15 años

11/10/201709:31

El Jefe de Policía de la provincia dialogó con TiempoSur y dio a conocer parte de su vida y experiencias durante su larga carrera. Habló de la familia y amigos, sus pasiones: el paddle y el fútbol.  

REDES

TiempoSur pidió conocer al hombre que hoy es el Jefe de la Policía de Santa Cruz, por eso en diálogo cordial nos contó su decisión de ser policía y cuáles fueron sus destinos. También contó el día que debió hacer su primer sumario. Tiene una deuda pendiente con su mujer de 20 años, el casamiento.

 

TS: ¿Cuándo decidió ser policía?

Cortés: Decidí ingresar a la escuela de policía a los 15 años, en esos momentos estaba en la escuela Agrotécnica de Río Grande, terminé 3 años ahí y volví a Piedra Buena, de donde soy nativo. Terminé el secundario en mi ciudad natal a los 17 años e ingresé a la Escuela de Policía.

 

TS: ¿Sus vivencias en la Escuela de Policía?

Cortés: Fue uno de los mejores años de la carrera por el compañerismo que forjamos los 14 efectivos que nos recibimos como oficiales ayudantes.

 

TS: ¿Cómo era un día en la escuela?

Cortés: No era lo mismo ser cadete de primer año como de segundo o tercero, porque cuando éramos cadetes de segundo año, eras cadetes con mando sobre los de primero. Cuando estábamos en primer año teníamos un día bastante ajetreado, porque teníamos a los cadetes superiores y los oficiales que eran los instructores y vivíamos a órdenes y saltos, tratando de estudiar y seguir el régimen militarizado que había en esa época. Desde las 06:00 que nos levantábamos hasta las 22:00 que nos acostábamos. 

 

TS: ¿Su primer destino?

Cortés: Seccional Segunda, junto a tres compañeros más, estuvimos dos años, después pasé a la Seccional Tercera. Cuando terminó mi año en la Seccional Tercera, se crea la Seccional Cuarta en el barrio Belgrano, por razones de necesidad y porque el barrio se había extendido hacia el sur y a pedido de la sociedad se crea la Seccional Cuarta. Estaba de vacaciones en la Piedra Buena, cuando me cortaron la licencia y nos mandaron a la Seccional Cuarta, donde se inaugura con un Comisario, un Subcomisario y tres oficiales y ahí estuve dos años y luego me envían a mi primer destino en el interior, que es la Subcomisaría Bella Vista, que era un destino rural. Lo que había era actividad en la Ruta Nº40, porque en ese tiempo todos los colectivos pasaban por la “ruta de abajo”, que va al Turbio. Era el jefe de la Subcomisaría y vivía con tres suboficiales que tenían a su familia y al lado teníamos la escuelita rural, que aún existe.

 

TS: ¿Un evento que lo marcó?

Cortés: Lo que nos pudo haber marcado fue que al salir de la escuela e ir a una de las Comisarías con mucho trabajo, que eran la Primera y Segunda, sabíamos que podíamos ir a cualquier Comisaría del interior e íbamos con la experiencia necesaria para desenvolvernos bien. En los dos años en la Seccional Segunda, aprendí mucho, tuve muy buenos oficiales superiores que nos enseñaron mucho.

 

TS: Una anécdota en sus primeros días de policía

Cortés: Como éramos nuevos, hacíamos de auxiliar del oficial de servicio, porque tenía más antigüedad, nosotros escribíamos a máquina, e íbamos al lugar del hecho y siempre aprendíamos del superior. En una oportunidad me mandan a un hecho, porque avisan que había una persona que se había disparado con un arma de fuego, entonces me mandan al lugar y había un soldado que se había disparado en la cabeza, se había intentado suicidar. Me mandan al hospital viejo con el herido, y cuando lo sacan de la guardia y lo llevaban para operarlo le pregunté a un camillero o médico cómo estaba, y me dice va a salir, capaz. Cuando me llaman de la Comisaría, mi jefe me pregunta ¿y, cómo está? y le contesto va a zafar y un par de horas más tarde fallece y como de castigo me pusieron a hacer el sumario y para nosotros hacer un sumario era investigar y con eso se nos abrió todo un mundo porque había una persona muerta, había pertenencias, la persona no era del lugar, había que hacer inventario de todas las cosas y pericias, era complicado. Pero con el tiempo supe que no era tan complicado.

Otra anécdota que tuve, de la que me tocó hacer un sumario, fue cuando estaba en la Tercera, hubo un incendio en el que murió una mujer y sus cinco hijos, incluso había un bebé y me tocó ir a la autopsia. Fue medio impresionable pero igual teníamos experiencias, porque en esa época ayudábamos al forense y metíamos manos cuando el enfermero no llegaba o no había enfermero que era del hospital.

TS: ¿Primer destino como jefe?

Cortés: Fui Jefe de Comando Radioeléctrico, después de la Seccional Sexta, Jefe de la Seccional Primera y de Pico Truncado.

 

TS: ¿Cómo fue su experiencia en Pico Truncado?

Cortés: Fue enriquecedora, porque era una comisaría grande del interior y tuvimos muchos problemas sociales y fue uno de los primeros piquetes que duraron 45 días, por los que estuvo sitiada la localidad, en sus tres rutas de acceso. Fue un piquete municipal, que ahí empezó a surgir ATE, y después se expandió a la provincia. Fue complicado porque nosotros siempre teníamos que mediar, siempre estamos en el medio de todos los intereses y si no nos manejamos bien terminamos procesados, o sancionados o cuestionados, pero siempre mediando. Gracias a Dios no tuvimos ningún hecho que lamentar, hubo una noche muy complicada donde podíamos tener un Sayago y no lo tuvimos Gracias a Dios, nosotros con el Subcomisario en ese momento, el ahora Comisario (R) Vera, estábamos al frente de la situación, en ese entonces había otro respeto, entre la gente del corte y las autoridades municipales.

 

TS: Prestó servicios en el Grupo Especial de Operaciones Rurales.

Cortés: En el año ‘84 se crea el Grupo Especial de Operaciones Rurales (GEOR), como destino ambulante, nos entregaron un camión 608, que era un carro de asalto durante el proceso, es el carro en el que se abrían las puertas de atrás y salían todos los de Infantería. Nos entregan ese vehículo, les soldamos las puertas de atrás y se hizo una puerta lateral y ponen a tres suboficiales y a mí a cargo. Salíamos de comisión, por ejemplo íbamos 10 días al Turbio después volvíamos cada uno a su destino, yo volvía a la Seccional Segunda. Si teníamos que salir nos desafectaban del destino y nos mandaban al lugar. Ahora ya está creada como un destino más, en ese tiempo nosotros éramos ambulatorios.         

 

TS: ¿Su último destino de la carrera?

Cortés: En el 2007 vengo de Pico Truncado como Director de la Escuela de Policía y en el 2008, Director de Capacitaciones, tenía los dos cargos ahí.

TS: Su retiro

Cortés: Ya tenía 31 años de servicio, nosotros con 30 años ya podemos retirarnos y había llegado a la última jerarquía, ya no tenía nada más. Igual en ese momento había una intención que fuera Jefe de Policía por el anterior Gobernador pero por cuestiones políticas designan a otro y yo di un paso al costado. Me fui con mi carrera completa.

 

TS: ¿Casado?

Cortés: Casado dos veces. Con el primer matrimonio tengo tres hijos, y en el segundo, un nena de 9 años.

 

TS: ¿Deuda pendiente?

Cortés: Casarme con mi mujer de hace 20 años, espero que sea el año que viene. Quería esperar a que mi nena fuese más grande para que también disfrute.

 

TS: ¿Reunión con amigos?

Cortés: Amigos de paddle, de fútbol, con los que viajamos una vez al año al norte para jugar, este año vamos, no sé si iré, a Paraná. Después amigos de la vida, de la institución. Lamentablemente el año pasado falleció un amigo de la infancia en Piedra Buena en un accidente de tránsito y gracias a Dios pude ir a despedirlo. Me parece que la familia y los amigos son los que sostienen a uno para ir transitando esta vida tan dura y no tan larga.